Miralles debutó en el Mundial en el primer equipo de Nieto

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

«Tuvimos alguna discusión, algo lógico al tratarse de una persona tan temperamental. Pero era un fenómeno, una gran persona, un crack». Julián Miralles apenas podía creer la muerte de Ángel Nieto. Al director de la Cuna de Campeones le pilló de vacaciones en Suiza: «Hemos pasado por Francia y no tenía datos en el móvil. Me quedé con que estaba mejor y hace un rato me han avisado...».

En 1987, Julián Miralles había ganado el Campeonato de Europa. Un año después, Ángel Nieto formó su primer equipo después de retirarse. «Yo debuté con él en el Mundial aquel año y quedé cuarto», relata el expiloto de Alberic sobre su mejor resultado en un campeonato mundial. «Corrí en 125. Recuerdo que me cogió en el circuito de Nurburgring y me explicó cómo debía trazar cada curva», señala el valenciano, que indica: «Tuvimos algún que otro encontronazo porque me hacía probar cosas que no eran lo mejor. Tenía un carácter...».

Miralles también relata que Nieto se molestó cuando decidió volver a Derbi. «Él cerraba el equipo y yo regresé. Se enfadó porque hablé con Tabacalera y estuvo un tiempo sin hablarme», especifica. Algo parecido a lo de Aspar. «Era muy duro negociando, pero un crack como persona», recalca.

A Julián Miralles le tocó el corazón el interés que mostró Ángel Nieto cuando su hijo sufrió un grave accidente en Italia, en junio de 2005. «Vino a verme y me dijo que lo que hiciera falta. Se volcó con nosotros», comenta el valenciano. «También estuvo muy encima de Ricardo Tormo durante su enfermedad. Vino a verle unas cuantas veces cuando estuvo tan malito», concluye el director de la Cuna de Campeones.

Fotos

Vídeos