MOTOGP

Márquez toma el mando

El catalán logra su octavo triunfo consecutivo en el trazado alemán y se marcha de vacaciones como líder del Mundial

BORJA GONZÁLEZ/R. D. SACHSENRING.

Hay pilotos que viven idilios con determinados circuitos. Hubo una época en la que decir Mugello era decir victoria de Valentino Rossi. Siete victorias consecutivas logró el italiano en casa. Llegar a Phillip Island era garantía de triunfo de Casey Stoner, que controlaba como nadie el circuito de la isla australiana. Marc Márquez llegó ayer en Sachsenring a esos niveles, sellando su octavo triunfo seguido en el circuito sajón: uno en 125cc, en 2010, y a continuación dos de Moto2 y cinco, con el de 2017, en la clase reina.

Márquez cogió el liderato desde la salida y sólo lo cedió ante el sorprendente Jonas Folger, que pese a haber completado unos buenos entrenamientos no dio lugar a pensar en una actuación como la que llevó a cabo. Llegó a los dos de cabeza, Márquez y Dani Pedrosa, los teóricos favoritos, y les adelantó. Después permitió que Márquez le volviese a superar aunque, lejos de amilanarse, soportó el estirón del piloto español y mantuvo su estela hasta muy al final de la prueba.

El nuevo líder del Mundial sacó provecho de los problemas de sus rivales, no demasiado graves los de Yamaha, más complicada la cosa en lo que respecta a las Ducati. Después de sorprender por su regularidad en esta primera mitad de año, la marca italiana tuvo que conformarse con el sexto de Álvaro Bautista como mejor resultado. Con la moto de 2016.

Barberá, descalificado

Con la de 2017 Andrea Dovizioso, líder de la general antes de la carrera, sólo pudo terminar octavo, mientras que más atrás andaba Jorge Lorenzo y un poco más Danilo Petrucci, duodécimo. El valenciano Héctor Barberá fue descalificado al ver la bandera negra por no cumplir el ride through con el que había sido sancionado por adelantarse en la salida.

Barberá no estaba conforme con la sanción. «He ido a ver las imágenes porque estaba convencido de que no me había adelantado a la salida. Y realmente no me he adelantado, pero al estar la salida en cuesta he movido un poco la moto con el semáforo todavía en rojo y por eso me han penalizado», indicó el valenciano, que dio también su versión de por qué no había entrado al pit lane a cumplir el castigo: « Estaba en un grupo luchando con varios pilotos y no he visto la pizarra, ni tampoco los mensajes en mi moto. Es una lástima porque creo que podría haber remontado y haberlo hecho muy bien».

Viñales y Rossi finalizaron a once segundos de Folger, que juega con una Yamaha no oficial frente a los todopoderosos pilotos de fábrica. Una incógnita más del año más igualado de la historia, y en el que más difícil es hacer pronósticos en un curso con demasiados factores incontrolables.

Fotos

Vídeos