Fórmula 1

El quinto constitucional de Fernando Alonso

Fernando Alonso, en el simulador. /AFP
Fernando Alonso, en el simulador. / AFP

El resultado del asturiano en la primera carrera de la temporada 2018 hace soñar a la afición española

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

El submundo de la afición a la Fórmula 1 tiene su propio lenguaje. Y en internet, más aún. Hace unos cuantos años había una broma recurrente: cualquier cosa que hiciera Fernando Alonso le acercaba a Ferrari. ¿Que Alonso se come un plato de espaguetis? Esto acerca a Alonso a Ferrari. ¿Que pasa por delante de un concesionario de Fiat? Esto acerca a Alonso a Ferrari. Y así todo.

En aquellos años, también fue recurrente verle pelear por posiciones cercanas al podio, pero no lo suficiente. El quinto puesto se convirtió en su posición predilecta, y por eso empezó a hacerse viral el concepto de ‘quinto constitucional’: que Alonso entrara en meta en esa posición garantizaba que la normalidad seguía vigente, y que todo iba como era debido.

La guasa tuitera no faltó el domingo, y con los acontecimientos políticos de horas después de la carrera del GP de Australia, más aún. Datos en mano, se confirma la sensación de que es más fácil ver a Alonso en quinta plaza que en otra: ha acabado 23 carreras en esa posición, las mismas que Kimi Räikkönen, y sólo cuatro menos que el hombre que lo hizo más veces en la historia de la Fórmula 1, Jenson Button.

Más allá de la broma, el resultado de Alonso en Melbourne ha traído la confirmación de que McLaren ha vuelto. «Podemos luchar», repitió dos veces el asturiano por la radio cuando entró por meta. No le falta razón: peleó con solvencia por aguantar a Max Verstappen con un Red Bull que, en teoría, es casi un segundo más rápido. La idiosincrasia del trazado ‘aussie’ pone en cuarentena cualquier celebración, pero la sensación generalizada es que el MCL33 es un monoplaza muy superior al de sus rivales.

Achacar el quinto puesto al coche sería minimizar demasiado lo visto. Fernando Alonso fue elegido el piloto del día por la afición, un premio que tiene la importancia relativa, pero que suele ser significativo. ¿Es suficiente un quinto puesto para elogiarle por encima del ganador de la carrera? Las opiniones son libres, pero no fue el vulgo el único que le dio el premio al asturiano. La prensa deportiva, tanto en España como en otros países (en ‘La Gazzetta’ le reconocen como el mejor del día y le dan un ‘8’, la misma nota que a Hamilton y a Vettel), han reconocido la gran arrancada que ha protagonizado el piloto español en este 2018.

Y el podio, ¿para cuándo?

Cuando Alonso decía en la pretemporada y en sucesivas entrevistas previas al inicio del Mundial que este año podían arañar algún podio, había muchas miradas de excepticismo. Y las hay aún, pero más tapadas tras lo visto en Melbourne. El McLaren MCL33 es notablemente mejor que sus predecesores, y los datos así lo confirman.

De los 20 pilotos en pista, Fernando Alonso cuajó la séptima mejor vuelta de la carrera. Su 1:26.978 fue un segundo más lento que el de la vuelta rápida de carrera, marcada por Daniel Ricciardo (1:25.945), sólo medio segundo más lento que Lewis Hamilton y sólo seis décimas más lento que Sebastian Vettel. El mejor tiempo de Vandoorne fue incluso mejor que el de Alonso, por muy poco, con un 1:26.958. Hace un año, Alonso ni siquiera acabó la carrera por una rotura del motor Honda, pero en las que acabó, era muy raro ver a un McLaren entre las mejores posiciones de la tabla de tiempos de vueltas rápidas.

No se puede dejar de lado el factor suerte. Los Haas quedaron fuera de juego por culpa de ese problema con la pistola de boxes que provocó el doble abandono, lo que ya eliminó a dos rivales directos de McLaren por la zona media de la tabla de tiempos. El fallo de Carlos Sainz, provocado por ese problema estomacal, también eliminó otra ‘x’ de la ecuación hasta el quinto puesto. ¿Qué pasará en Baréin? ¿Se repetirá el quinto puesto, mejor o peor? Alonso tiene por delante muchas incógnitas, pero una certeza: ahora están mejor que hace un año.

Está claro que el cambio al motor Renault supone un alivio, pero aún queda trabajo y margen. Todo apunta a que la situación va a ser más positiva conforme se avance en el calendario. La primera gran evolución está prevista para el Gran Premio de China, dentro de dos carreras. Si nada se tuerce, debería darles un pequeño empuje que les coloque definitivamente en la misma posición que Red Bull, su rival más directo sobre el papel. Y de ahí al podio sólo hay un paso.

Fotos

Vídeos