Gran Premio de Austria

Bottas ejerce de Hamilton en Austria

Bottas, tras ganar el Gran Premio de Austria. /Afp
Bottas, tras ganar el Gran Premio de Austria. / Afp

Vettel y Ricciardo completan el podio, lo que sirve al alemán para reforzar su liderato en el Mundial

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

En mercedes la idea era clara: si no podía ganar Lewis Hamilton, tenía que hacerlo Valtteri Bottas. Cualquier cosa menos ver a un coche rojo en lo más alto del podio del Red Bull Ring en la vecina Austria, con mucho público alemán y holandés en las gradas. Por eso, Bottas no se lo pensó, y desde el inicio apretó hasta el punto de incluso jugarse la descalificación. La FIA investigó la salida del finlandés porque la hizo tan ajustada al semáforo que algunos (incluido Vettel) le acusaron de saltársela.

Más información

Si para Bottas fue una carrera razonablemente cómoda, a excepción de las últimas vueltas cuando los neumáticos le dieron algo de ventaja a Vettel, fue porque esquivó el único incidente grave que hubo en la prueba. La carrera comenzó con un serio susto, en el que se vieron involucrados de diferente manera los dos corredores españoles. Carlos Sainz se quedó semiclavado en la salida por una avería eléctrica, que le acompañó durante todas las vueltas que dio este domingo, lo que fue aprovechado por Fernando Alonso para ganar una posición. Estaba llegando al vértice de la primera curva cuando Daniil Kvyat, como si corriese solo, entró embistiendo todo lo que estuviera por delante, en este caso al citado Alonso. Resultado: Alonso abandonó, se llevó por delante a Max Verstappen, que también se quedó fuera (van 5 ‘KO’ en siete carrera) y el “jugador de bolos”, en palabras de Alonso, Kvyat, con una pobre sanción de ‘drive trough’. Le salió barato al ruso acabar con dos carreras.

Las esperanzas españolas estaban en manos de un Carlos Sainz que poco podía esperar de un coche que durante todo el fin de semana había reportado, y a mitad de carrera le avisaron por radio: el motor estaba dando fallos y debía abandonar. Fin de semana negro para los pilotos españoles.

La remontada de Hamilton se queda corta

La sanción de Hamilton de cinco posiciones en parrilla obligó a mirar más atrás que adelante en la carrera. Ver al británico con los ojos encendidos intentando remontar hasta llegar, al menos, a superar a Vettel iba a ser un espectáculo. Sin embargo, ni siquiera arrancar con una estrategia a contracorriente con respecto a sus rivales (él salió con superblandos, el resto con ultrablandos) le permitió lucirse. Logró el récord de la carrera y de la pista, pero los problemas de rendimiento de las gomas le lastraron demasiado en su pelea. Cuando apretó más de la cuenta, empezaron a aparecer las temidas ampollas, el ‘blistering’, que puede ser letal en caso de sobrecalentamiento extremo. Hamilton se vio obligado a aflojar hasta que, en la segunda parte de la carrera sacó lo mejor de sí.

Tras quitarse de encima a Räikkönen, su objetivo fue Daniel Ricciardo. El australiano, como siempre sin hacer ruido, se había colocado en una cómoda tercera posición que le permitía mirar con comodidad a Vettel por delante, sin perder de vista los retrovisores. No obstante, a falta de 5 vueltas, la caída de rendimiento de los superblandos en su Red Bull dio alas a un Hamilton que le enseñó el morro varias veces, pero sin poder pasarle. De igual modo, Vettel lo intentó sobre Bottas, aunque se dio por satisfecho con el segundo lugar cuando empezó a echar cuentas mentales.

Y es que el resultado de Austria le ha venido de perlas al alemán. Su segundo puesto frente al cuarto de Hamilton les separan 20 puntos, casi una carrera completa, lo que es casi un mundo visto el rendimiento de ambos. La cita de Gran Bretaña servirá de piedra de toque para un Mundial que se antoja igualado al extremo y disputado hasta las últimas carreras. Hamilton, que parte como gran favorito, tendrá que demostrar que lo de este fin de semana ha sido un ligero tropezón, y que no necesita que Bottas le haga el trabajo sucio. Vettel, por su parte, deberá demostrar que está en condiciones de seguir siendo el líder, sin necesidad de esperar un cable de Räikkönen.

Fotos

Vídeos