GP Austria

El Alonso más sincero no espera nada del motor Honda

Fernando Alonso, de McLaren-Honda, ofrece una rueda de prensa en la sede del Club Automovilístico asutríaco OeAMTC/EFE
Fernando Alonso, de McLaren-Honda, ofrece una rueda de prensa en la sede del Club Automovilístico asutríaco OeAMTC / EFE

El pesimismo se ha instalado en el espíritu del asturiano: pese a las palabras que pusieron en su boca en el equipo, él mismo ha rebajado las expectativas.

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Fernando Alonso decía, en declaraciones facilitadas por McLaren, que era optimista con la tercera evolución de la unidad de potencia Honda que ha llevado el motorista japonés a Austria para este fin de semana. Sus palabras, sacadas del comunicado, son claras: «Hay razones para ser más optimistas de cara al fin de semana en Austria. Es un circuito en el que la potencia no es tan importante como lo ha sido en carreras más recientes, y creo que nuestro coche se adaptará mejor a las curvas del circuito de Spielberg. Creo que podremos apretar».

Sin embargo, dos días después, el mismo autor de las anteriores frases ha rebajado las expectativas hasta dejarlas en nada y, de paso, mandar un recado a los responsables de prensa de McLaren y de Honda. «El nuevo motor no tiene ningún cambio. Ya lo probamos en Bakú, rodamos en los entrenamientos libres y estábamos último y penúltimo. Lo del motor creo que está bien que lo diga el equipo por hacer un comunicado de prensa, pero el motor es prácticamente el mismo. Cualquier actualización es bienvenida pero queda un largo camino», explicó en declaraciones recogidas por EFE durante un acto en pro de la seguridad vial organizado por la FIA.

¿Cómo es posible que la misma persona diga una cosa y la contraria? La explicación la dio el propio Alonso en el programa de Jesús Calleja, en Cuatro. El piloto asturiano confesó que, muchas veces, el departamento de prensa del equipo entrecomilla palabras que nunca han dicho. No lo hacen con intención de manipular, ni de mentir, y de hecho muchas veces ni siquiera son declaraciones con enjundia, sino un cúmulo de obviedades, frases vacías y promesas que normalmente no se pueden cumplir.

Mucha distancia con los favoritos

En este caso, ha sido el propio Alonso el que ha tenido que desmentirse a sí mismo. La evolución que va a llevar Honda, la tercera que estrenan en esta temporada, va a servir para acercarse a los motores Renault, si bien poco más. Aún tienen demasiada distancia que recorrer con Ferrari y Mercedes, cuya pelea a dos va a ser la tónica habitual, salvo sorpresa de Red Bull.

Alonso está ahora mismo en un brete. Después de conseguir sus dos primeros puntos de la temporada, considera que el trazado de Spielberg, donde se espera lluvia, le puede venir bien a las características de su monoplaza. No hay nada claro ni siquiera en McLaren, que se encuentra en plenas negociaciones tanto con Honda (para romper) como con Mercedes (para volver), con vistas a un 2018 en el que, quizá, Alonso no esté.

El resultado de Austria va a marcar el devenir de un mes de julio caótico. Habrá tres carreras en cuatro fines de semana, con uno sólo de descanso, antes del parón estival. Austria, Gran Bretaña y Hungría dejarán visto para sentencia no sólo el futuro de McLaren (se han puesto la cita del Hungaroring como tope para decidir entre los motoristas), sino para Alonso y para el propio Mundial. Lo ocurrido entre Vettel y Hamilton en Azerbaiyán, y la ausencia de una sanción efectiva al alemán, aún colea y coleará en el paddock de la Fórmula 1. En conversaciones privadas, todos los pilotos tienen su opinión: tantos se posicionan al lado del de Ferrari como del de Mercedes. La carrera en el Red Bull Ring de este fin de semana va a estar marcada por esa decisión de la FIA, que ahora deberá explicar de manera clara y sin ambages cómo puede estar dando lecciones sobre seguridad vial y, a la vez, librar de castigo a un piloto que, con el calentón del momento, empujó a otro, con serio peligro de accidente.

Muchos han visto en la decisión del Tour de Francia de expulsar a Peter Sagan un cierto paralelismo. Con todas las diferencias que ambas situaciones tienen, ya hay voces dentro de la Fórmula 1 que piden fijarse en la ronda francesa y en el precedente que puede sentar en los esprints si fuerzan la situación.

Fotos

Vídeos