Las Provincias

GP Cheste | Jorge Lorenzo, luna de miel en Valencia

Lorenzo, ayer en el circuito de Cheste. :: jesús signes
Lorenzo, ayer en el circuito de Cheste. :: jesús signes
  • Márquez y Viñales son los únicos que pueden seguir la estela del de Yamaha mientras que Barberá finaliza preocupado la sesión

  • Después de apuntarse el Mundial de la polémica, el balear empieza arrasando

cheste. El Mundial de MotoGP llegó en llamas a Cheste el verano pasado. Cruces de declaraciones, enfados entre compañeros de equipo, roces en pista y un título por decidir. Jorge Lorenzo necesitaba más que nunca de una postura fría y calculadora, el éxito para el mallorquín radicaba, principalmente, en abstraerse de la guerra de nervios que sí buscó Valentino Rossi. El Mundial se lo quedó Lorenzo después de una carrera de manual, récord de la pista incluido. El Ricardo Tormo coronaba al de Yamaha, que ahora afronta sus últimas vueltas con la fábrica antes de aventurarse con la Ducati.

Con el Mundial visto para sentencia en favor de Marc Márquez, Lorenzo busca despedirse de Yamaha por todo lo alto. La moto fue perfecta a lo largo de toda la jornada y el balear no permitió ni una alegría a sus más directos rivales: sólo Márquez y Maverick Viñales, uno de los herederos, estuvieron cerca de los tiempos de Lorenzo. Tampoco es que se pueda confiar demasiado, porque el año pasado a Lorenzo los entrenamientos le fueron a las mil maravillas y luego sufrió en carrera por los neumáticos. Es un buen aviso para la prueba de mañana. El piloto mallorquín marcó 1:30:463, a menos de una décima de la vuelta más rápida que nunca se haya dado al Ricardo Tormo (Lorenzo, 2015).

Antes de cabalgar sobre la alocada Ducati y ver de qué es capaz después de muchas temporadas en Yamaha, mucho van a tener que apretar los dientes Márquez, Rossi y compañía para arrebatar la pole a Lorenzo en los entrenamientos oficiales de hoy. Con Márquez segundo en la tanda del viernes, hay un animador que puede resultar clave para ver una buena carrera: Maverick Viñales. El español fue tercero con la Suzuki y aún tiene ciertas esperanzas de alcanzar el podio mundialista. Viñales es cuarto (191 puntos) a 17 de Lorenzo, así que alberga opciones de poner un brillante punto y final a la Suzuki.

Hubo que bajar hasta la octava posición para encontrar a un Valentino Rossi que lleva dos podios consecutivos. Por delante de 'Il dottore' se metieron los dos Espargaró, Iannone y Dovizioso. Pedrosa, todavía recuperándose de su grave lesión, se quedó en la décima plaza a casi un segundo de Lorenzo.

No le fueron demasiado bien las cosas a Héctor Barberá, que defiende en Cheste el noveno puesto de la general ante Iannone. El valenciano fue decimotercero y acabó la sesión cansado y muy preocupado. Avintia no ha conseguido aún una buena puesta a punto de la Ducati y Barberá estuvo trabajando tras los entrenamientos con los telemétricos en busca de una explicación. A Barberá no le funcionó bien el freno delantero porque al presionarlo, daba la sensación de que la moto se paraba. Los mecánicos estuvieron encima de la moto durante muchas horas para que el valenciano encuentre hoy mejores sensaciones sobre el asfalto.

Lecuona, a escalar puestos

Con Zarzo ya campeón en Moto2, la atención en la categoría intermedia se centra en la pelea por el subcampeonato. Morbidelli, el que peor lo tiene, fue el más rápido en los libres con Luthi y Rins (segundo y tercero en la general, respectivamente) lejos de los puestos de cabeza. Como en Moto3, mañana se prevé carrera en grupo (los ocho primeros de los libres están en medio segundo) y Rins contará con el apoyo de la grada para desbancar a Luthi y llevarse el segundo puesto del Mundial. Iker Lecuona (16 años, lleva en competición desde Silverstone), intentará hoy remontar posiciones para tratar de pelear por los puntos. El valenciano rodó a un segundo y medio del líder y afronta el día con margen de mejora.