Las Provincias

Motor| Canet convence a los médicos

  • El piloto de Corbera busca su primera victoria en Moto3, categoría en la que los pilotos del Aspar Team están asesorados por Nico Terol

  • El valenciano demuestra que su mano tiene suficiente movilidad para correr

«¡Mira, mira! ¡Si la puedo mover perfectamente! Me dejan correr seguro». Arón Canet llegó a Cheste de buena mañana y con la sonrisa puesta. Confiado en que no se reeditaría el mal trago del FIM CEV en 2015, cuando los médicos no le permitieron correr en Jerez y perdió un campeonato que tenía hilvanado. Aquel día aguantó las lágrimas mientras se sostenía a la pata coja en la clínica, tratando de convencer a los doctores de que era apto. Esta vez la historia ha sido diferente. No ha tenido que padecer ni ha sufrido la decepción de tener que verlas carreras por televisión.

La gira asiática ha dado a Canet su primer podio mundialista, pero también le enseñó de nuevo el camino del quirófano. Una caída en Malasia le dejó maltrechas la muñeca y la mano izquierdas. Le operaron a principio de noviembre y, de hecho, aún luce un vistoso vendaje. Ha trabajado de lo lindo para llegar a la carrera de casa, donde sueña con un triunfo.

Lo mismo que persigue Pecco Bagnaia con el objetivo de despedirse de la mejor de las maneras posibles de Moto3 y del Aspar Team. El talentoso alumno de Valentino Rossi probará suerte, como el valenciano Navarro, en la categoría intermedia en 2017. Le queda un fin de semana, este, en la pequeña. Él y Jorge Martín recibirán en Cheste los consejos de todo un campeón del mundo. Nico Terol ha colaborado en Aragón y lo hace en Cheste como asesor con la escudería alcireña.