Las Provincias

Jorge Navarro, en el box del Estrella Galicia. :: jesús signes
Jorge Navarro, en el box del Estrella Galicia. :: jesús signes

Jorge Navarro: «El año ha sido frustrante desde la lesión, pero forma parte de mi aprendizaje»

  • «¿Cierto pesar? Un poco sí porque el objetivo era ser campeón. Con todo lo que hemos pasado todavía podemos ser segundos», analiza

  • Jorge Navarro Piloto de Moto3

Este GP de la Comunitat va a ser de nuevo especial para Jorge Navarro. En 2013 corrió con la moto de la Cuna de Campeones, en 2014 lo hizo con la de MarcVDS recién llegado al Mundial y el año pasado se proclamó mejor rookie. Esta vez viene a Cheste, a casa, para despedirse de Moto3 tras una temporada dura desde que se destrozó la pierna entrenando en La Pobla de Vallbona. «Espero que con una sonrisa», afirma cuando se le pregunta cómo espera que sea ese último final de carrera en la categoría pequeña.

-¿Cómo llega?

-Después de tres carreras complicadas, creo que llego en buen momento para hacer una buena carrera en Valencia y dar espectáculo delante de mi afición.

-¿Cómo va la pierna?

-Va mejor. Este martes estuve de revisión en Barcelona con los doctores Mir y Nebreda. Me han dicho que de cuatro puntos de fractura que tenía tres están consolidados del todo. Ya tengo la pierna mucho más estable y consistente.

-¿Tenía ganas de que acabase ya este campeonato?

-Un poco sí. Al final los pilotos tenemos que intentar entrenar con normalidad para competir con normalidad, y eso a mi ahora mismo se me pone un poco cuesta arriba. Lo he pasado mal, llegaba a mi nivel a las carreras pero luego por unas cosas o por otras el resultado no llegaba. Es duro dar más del 100% y que los resultados no lleguen, ha sido una temporada frustrante tras la lesión. No ha ido todo lo mal que podía haber ido porque los médicos me dijeron que la temporada casi me las perdía. La verdad es que he aprendido muchas cosas, sobre todo de los malos momentos. En la carrera deportiva de un piloto no todo va a ser bonito, creo que vencer estos obstáculos forma parte del aprendizaje.

-¿Le supone cierto pesar no subir a Moto2 como campeón?

-Un poco si porque este año mi objetivo era ser campeón del mundo, creo que estamos preparados. Es cierto que sólo llevo dos años completos en el Mundial, pero he estado más en el CEV y es una categoría que conozco. Me sentía fuerte después de cómo acabe la temporada pasada y de estar entre los tres primeros en todos los test. Iba bien, lástima este percance, pero yo creo que estas cosas pasan y hay que superarlas. Creo que saltar a Moto2 es la decisión correcta. El mundo no se acaba en Moto3, hay que quemar etapas y de esta había sacado mucho aprendizaje. No he sido campeón, pero puedo luchar por ser segundo o tercero que estaría bien para todo lo que nos ha pasado.

-Había mucha gente que le recomendaba seguir en Moto3...

-En esto como en todo hay diversidad de opiniones, pero al final el que ha de decidir soy yo.

-¿Cuando toma la decisión?

-Bueno, desde principio de año me rondaba la cabeza. Me hace ilusión, tengo ganas de subir a la nueva moto. Ya me decía: 'Hay que apretar que el año que viene tengo que estar ahí'. Iban pasando las carreras, estaba delante y mi cabeza pensaba en Moto2. Al romperme la pierna mucha gente me dijo de seguir. En el momento de la decisión estaba a 47 puntos de Binder, nadie me aseguraba que en 2016 no iba a ser campeón y si me quedaba lo vaya a ser en 2017.

-¿Qué espera de Moto2?

-El otro día fui a entrenar al karting de Chiva y mi amigo Iker (Lecuona) me dejó una moto de 600 para probarla. No tengo ganas de que pase el GP porque es el de casa y tengo muchas ganas de disfrutarlo y acabar con una sonrisa en la boca, pero sí te dije que disfruté encima de la moto. Fueron sólo cuatro vueltas, pero desde la lesión es algo que me ha costado. Ha sido 50% disfrutar y 50% sufrir. Ahora empieza a ser menos sufrir.

-¿Cómo se plantea el invierno?

-Después de la carrera del domingo, haremos una despedida con el equipo y pasaremos un día juntos. Luego me iré el martes a Jerez para entrenar con la Kalex el miércoles y el jueves, y luego otra vez lunes y martes. A partir del día 22 he de entrenar al máximo porque me van a operar de la pierna y del hombro, por lo que debo llegar lo más fuerte posible. Estaré un mes y medio parado y calculo que desde finales de enero ya trabajaré a tope.