Las Provincias

AUTOMOVILISMO

Singapur, el último escenario donde meter mano a los Mercedes de Hamilton y Rosberg

madrid. «Es el circuito donde más calor pasas, como en Malasia, pero encima tienes una ciudad rodeándote». Así describió ayer Daniel Ricciardo el circuito de Singapur, donde este fin de semana se celebrará la primera de las carreras extra europeas del final de temporada. Será una prueba incómoda para los Mercedes, por primera vez, ya que este es el último sitio donde, según las previsiones, pueden sufrir algo más frente a sus rivales. Y ahí están Ferrari y, sobre todo, Red Bull, como perros de presa intentando hincar el diente a Nico Rosberg y Lewis Hamilton. Singapur es un trazado singular, mezcla entre Mónaco, Canadá y el potente Macao, un circuito que no forma parte del calendario de la Fórmula 1 pero que todos respetaban y respetan por su dificultad, desde los mitos Ayrton Senna o Michael Schumacher.

Hamilton avisa de que no lo van a pasar tan mal como en 2015. La carrera de la temporada pasada fue una auténtica pesadilla para el equipo alemán porque, sencillamente, no encontraron el punto óptimo de la puesta a punto, y Ferrari les ganó la mano con relativa comodidad. Tras dos carreras en las que el rendimiento del McLaren ha recordado más al de 2015 que al de 2016, Fernando Alonso afronta la carrera con bastante optimismo y relativa tranquilidad. Alonso lo avisaba después de la carrera de Bélgica: «Estamos a sólo unas décimas de Ferrari». El español resume el trazado de Singapur con una claridad académica: «Es una pista realmente divertida, muy bacheada y difícil».