El maestro del Rey Felipe

El almirante Rodríguez-Toubes durante su estancia estos días en Valencia. / josé jordan
El almirante Rodríguez-Toubes durante su estancia estos días en Valencia. / josé jordan

El tripulante gallego se muestra enamorado del campo de regatas de Valencia: «Este garbí maravilloso que hay aquí es único» Jaime Rodríguez-Toubes ha participado en las treinta ediciones del Trofeo

LOURDES MARTÍ VALENCIA.

Con el uniforme impecable del cargo que le ocupa, los galones en la solapa acumulados por el tiempo y una sonrisa propia de un chaval, el almirante Jaime Rodríguez-Toubes repartía saludos y conversaba en la zona recreativa del Real Club Náutico de Valencia.

Hacía pocas horas que acababa de participar en el XIX Trofeo SM La Reina - Regata Homenaje a la Armada - XXX Copa Almirante Sánchez - Barcáiztegui. Rodríguez-Toubes ha navegado en todas las ediciones de la Copa, incluso antes de que ésta se llamara así. «Es algo un honor volver a esta ciudad y a este club cada año». Tres décadas no son nada para el militar nacido en Galicia. De hecho a sus 70 años espera acumular muchas más ediciones: «Ojalá sean otras treinta». El viento del campo de regatas le tiene atrapado desde el primer día: «Este garbí maravilloso que tenéis aquí es único». Tampoco se olvida del factor humano de la prueba: «La gente aquí es muy cariñosa y siempre nos trata muy bien. La Armada se siente como en casa aquí y yo también, claro».

Aunque durante este tiempo todo ha cambiado mucho, desde el propio país hasta la sociedad pasando evidentemente por el deporte, el regatista destaca que la profesionalidad de los participantes siempre ha sido digna de mención: «Aunque algunos nos mantenemos más tiempo que otros, siempre ha habido nivel técnico, si uno se iba, venía otro que no bajaba la calidad de las pruebas que se desarrollan».

Más allá de las circunstancias que envuelven a un deporte como la vela que no es ajeno a las circunstancias económicas del país, Rodríguez-Toubes destaca el valor añadido que supone el aspecto emocional de la prueba con el homenaje que la prueba le ofrece a Marcial Sánchez-Barcáiztegui tras su fallecimiento: «Fue como un segundo padre para mí, una persona excelente, irrepetible y con mucha fuerza. Esta regata me parece un homenaje más que merecido, porque él hizo por la vela en este país muchísimo, casi todo». Este fin de semana ha navegado a bordo del Sirius V, una embarcación con la que está previsto que su pupilo, Felipe VI, quien aprendió todo lo que sabe de vela gracias a él, partipe en la Copa del Rey que se celebra en Mallorca. «El apoyo de la Familia Real, la vela en la Armada, y en España no hubieran tenido ni la mitad de éxito y de proyección que tienen actualmente».

Ayer un año más, y ya van tres, la Casa Real volvió a dejar huérfano al trofeo que lleva el nombre de la Reina Letizia, que se disculpó al tener en agenda la entrega de unos premios en Girona. Acudió a la entrega el Almirante Jefe de Personal de la Armada, Francisco José Cortés; la presidenta de la Federación Española de Vela, Julia Casanueva; el presidente del RCN, Julián Vico; el director de la regata Luis Sáez; el Comandante Naval Enrique Zafra, y el presidente de la Federación de Vela de la Comunitat, José Martínez, entre otros.

Fotos

Vídeos