De los Juegos a las travesías

Renate Smith, con la medalla de la Travesía a nado al Puerto de Valencia, en la redacción de LAS PROVINCIAS. / lp

La alemana, de 80 años, estuvo en Melbourne con su selección: «Es mi mayor logro, hice lo que más me gusta junto al equipo de mi país» Renate Smith, la mujer más veterana en la prueba del Puerto de Valencia

ALBERTO MORENO VALENCIA.

La Travesía a nado al Puerto de Valencia siempre deja historias que van más allá del recorrido por las aguas del tinglado número dos. Se trata de un evento en el que multitud de personas disfrutan del deporte en un ambiente de hermandad y competitividad. Sin límite de edad ni condiciones. Es el caso de Renate Smith, una nadadora alemana que recibió el pasado domingo, a sus ochenta años, la medalla a la nadadora más veterana que disputaba la travesía.

Renate es una mujer que llegó muy joven a España y más concretamente a la ciudad de Valencia, dónde aterrizó hace 55 años. Nada desde los 10 años casi de forma accidental. «Cuando era pequeña me echaron al agua y no tuve más remedio que aprender», comenta. Lo que se inició como un simple aprendizaje acabó convirtiéndose en su verdadera pasión: «En Alemania empecé nadando en el colegio. Luego pasé a hacerlo para un club de natación. Allí, cuando tenía 16 años, mi entrenador se dio cuenta de que tenía buenas condiciones y me dijo que me entrenara para los Juegos Olímpicos de Melbourne, a la que finalmente acabé acudiendo».

La cita que se celebró en Australia en 1956 fue «el mayor logro» deportivo de Renate. A aquellos Juegos Olímpicos acudió junto al equipo nacional de Alemania para disputar las pruebas de natación. Concretamente dentro del estilo de la braza, que considera «su especialidad». Un gran recuerdo que no se le borra de la memoria. «Allí estaba en mi ambiente. Iba a hacer lo que más me gusta junto al equipo de mi país en un evento muy importante», explica Renate en declaraciones a este periódico.

En aquellos Juegos el equipo alemán consiguió un total de 26 medallas -seis de oro, trece de plata y siete de bronce-, aunque ninguna en la disciplina de natación.

Además de competir en el agua, Renate Smith es licenciada en derecho y económicas, unos estudios que le hicieron emigrar a España en 1962 para «aprender el idioma y trabajar en la embajada», y aunque su destino favorito era Argentina, terminó quedándose en nuestro país. Aquí formó su familia. Un hecho que implicó tener que dejar de nadar en los campeonatos para pasar a una disciplina más amateur como son las travesías. «Dejé de nadar en competiciones tras casarme y tener hijos, después de eso me apunté al club Ferca», indica. En aquellos años, entrenarse era una tarea difícil porque «las estructuras no eran las mismas» que las actuales. La nadadora empezó en la playa de Cullera y cuando podía iba a la piscina del club. «En España, en aquellos años no había buenas piscinas. La del club Ferca era de las únicas y se encontraba en la azotea de una finca», recuerda.

Actualmente se entrena «dos veces por semana» y «siempre» en la piscina del club, en la que prepara las tres travesías que realiza anualmente: Castellón, Valencia y Gandia. En Valencia, en su edición número 25, fue condecorada con la medalla a la mujer más veterana en cruzar a nado el puerto. La propia Renate se sorprendió del premio de la organización puesto que no se esperaba nada al finalizar la carrera. «Me llamaron y también a Ruperto Sanjuán -95 años, el más veterano en categoría masculina- para recibir la medalla. Fue una sorpresa, ya me iba a casa después de ver los tiempos en los que no estaba mi número. En ese momento me llamaron diciéndome que me iban a entregar la medalla a la nadadora mas veterana».

Las aventuras de Renate Smith, incansable a sus 80 años, no acaban en el puerto de Valencia, ya que su próximo reto será el día 15 de agosto, donde nadará en la Travesía de Gandia.

Fotos

Vídeos