UN CAFÉ EN PELAYO CON...

«Soy ingeniero, pero no podría compatibilizarlo con la pilota profesional»

Nacho, a la altura del 3, su número favorito, en el trinquet de Pelayo. / M. Rodriguez
Nacho, a la altura del 3, su número favorito, en el trinquet de Pelayo. / M. Rodriguez

Ignacio Chacón 'Nacho'. «Me dedico a esto porque es lo que más me gusta. Trabajo de reponedor porque económicamente necesito un puntito más» | «Tengo 29 años y se supone que hasta los 34 das tu tope. Ahora estoy preparando la oposición a bombero, me faltan bastantes horas al día»

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZAValencia

¿Quién es Nacho Chacón Dalmau? Cuando se le hace esa pregunta, Nacho pierde un par de segundos la mirada y medita la respuesta. La visualiza y regresa a sus orígenes. «Me acuerdo de donde vengo, del club de Beniparrell. Me veo jugando con mis amigos, pasándolo muy bien. Irme con Carlos a Albuixech, a Meliana o a Foios. Ha sido mi padre en la pilota, por así decirlo», afirma. «Aquello era afición pura y dura», recalca. ¿Y ahora? ¿Quién es a sus 29 años Nacho Chacón Dalmau? «Alguien que está disfrutando mucho la etapa como pilotari y con aspiraciones personales: actualmente en la vaqueta y a largo plazo fuera de ella», responde.

Hace unos meses se vio afectado por el contratiempo que supuso para varios pilotaris la marcha del preparador Toni Astorgano al fútbol chino. «Era su vocación, le vino la oferta y la aceptó. Nos entrenaba muy bien. Sabía que Puchol II, Bueno y Marc trabajan con ellos y era de los pocos que conocía. Además, estaba claro que obtienen resultados», señala sobre su elección de integrarse en el grupo Pilota 3.0.

Nacho sabía que esa decisión sería relevante en su carrera. «Tengo 29 años y se supone que desde ahora hasta los 33 o 34 el pilotari da su tope. Tengo que compaginarlo todo con la preparación de la oposición de bombero. Me faltan horas al día», apunta. No se ve en activo hasta los 42 como Dani. «Llevo más de un año con molestias en la cadera. No es preocupante, pero lo he pasado bastante mal. Llegué a ir cojo», señala el mitger, que subraya que para un pilotari profesional, lesionarse hoy en día es letal: «Por la parte económica no te lo puedes permitir. Y luego, a cualquier deportista tiene una proyección y le machaca emocionalmente. Yo no voy con miedo, he encontrado la manera de llevarlo».

«La primera Lliga que gane como mitger se la dedicaré a mi padre. El resto serán para mí»

Perdió el viernes la final del Trofeu Villarreal CF tras una gran partida. Apunta que se encuentra en un gran momento. Quizás el mejor. Pero aspira a más. «Quiero ganar una Lliga como mitger. He jugado dos y parecía que este año la teníamos encaminada, pero nos lesionamos Javi (Puchol II) y yo. Fue mala suerte», lamenta. «En la semifinal, después de tres semanas sin jugar, llevaba dos planchas y la mano me pesaba dos quintales. Hice una mala partida, sin ánimo de quitar prestigio a lo que consiguieron Francés, Javi y Bueno», recuerda.

Tiene ese objetivo entre ceja y ceja. Ya ganó la Lliga, pero fue como punter en 2010. La conquistó junto a Genovés II y Salva. Poco después, la desgracia le azotó con el fallecimiento de su padre. «Como para cualquier persona, fue algo duro. Pasé unas semanas muy malas», recuerda. «El primer día llamé a Ribera y me pedí que en una semana no me pusiera partidas. Luego vinieron Dorín y Mezquita al tanatorio y les dije que quería volver lo antes posible. Me costaba, pero no quería alargarlo. Meses después fue mi primera Lliga como mitger y creo que hice buen papel», señala.

Y en eso está: peleando por volver a alzar el título por equipos más prestigioso de la escala i corda profesional. «Me quedé con la espina de perder en la tercera partida de la semifinal con León y Tino contra Núñez, Tato y Santi. Espero ganar la Lliga como mitger para dedicársela a mi padre. Y luego las que vengan, esas ya para mí», puntualiza.

Para ello, como el resto de sus compañeros, ha de convivir con la situación complicada de la pilota a nivel económico. Él ahora completa el salario en el trinquet con un trabajo por las mañanas en una gran superficie. «Me dedico a la pilota porque es lo que más me gusta. Estoy de reponedor porque necesito un puntito más», señala.

«Algún día quiero volver a jugar a galotxa con mi pueblo. Dejaré la pilota cuando ya no pueda más»

Ese empleo puede compaginarlo con una vida vertiginosa entre el deporte y la oposición. «Espero sacármela antes de retirarme», aventura. Eso no parece nada próximo. Cuando ha tenido que elegir entre la pilota y otras cosas, siempre se ha impuesto la vaqueta. «Me pasó cuando hice el grado medio y el superior. Seguí estudiando y jugando. Soy ingeniero en electrónica industrial y automática. Podría haber buscado trabajo de eso, pero no me habría permitido seguir», comenta.

Y ahí continúa, en un deporte que le apasiona desde niño e ilusionado con cada trofeo, como cuando a los 17 años ganó El Corte Inglés de galotxa en la máxima categoría. «Jugábamos Fran, Roberto y yo, y hacía la ferida Toni. Personalmente es el que más me ha llenado, nadie daba un duro por nosotros», recuerda. Nacho asegura que algún día volverá a sus orígenes: «Hay gente que cuando se retira no regresa al trinquet, pero yo quiero volver a jugar a galotxa con mi pueblo. Dejaré la pilota cuando ya no pueda más».

¿QUIÉN ES IGNACIO CHACÓN?

Trayectoria personal:
Beniparrell: De donde es y el club en el que se inició en la galotxa.
Ingeniería: Carrera que estudió tras el grado medio y el superior.
Moto: Otra de sus pasiones, ahora está arreglando la suya.
Lliga:
La ganó en 2010 de punter junto a Genovés II y Salva.
Copa:
La logró en 2013 de mitger junto a Álvaro y Monrabal.
Selecció:
Campeón del mundo el año pasado en Colombia.

Fotos

Vídeos