Hermanados de nuevo por el Tatami

Matías y Joan Tudela, un partido en que se enfrentaron. / lp
Matías y Joan Tudela, un partido en que se enfrentaron. / lp

Joan Tudela se estrena mañana frente al Cullera con el equipo que entrena Matías

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

«Llevamos el rugby en la sangre». Matías recuerda su niñez, siempre cerca de un balón ovalado y junto a su hermano Joan. El jugador olímpico en Río tiene 33 años y Joan, también internacional, alcanzará los 30 la próxima semana. «Mi padre intentó que practicáramos otros deportes, pero nosotros lo teníamos claro», subraya Matías. Crecieron en todos los sentidos en el Tatami, donde volverán a reunirse en torno a su gran pasión.

Sus carreras, de hecho, han estado, como ellos, hermanadas. Han llegado a la División de Honor, defendiendo los colores del CRC Madrid y de Ordizia. «En ambos casos me ficharon a mí y posteriormente me preguntaron si Joan estaría interesado en jugar para el club, Y al final, yo me iba y se quedaban con él», bromea Matías Tudela. «La verdad es que yo regresé a Madrid porque quería centrarme en el rugby seven», admite. Esa apuesta le permitiría ser partícipe, junto a su amigo César Sempere, de la gesta de llevar a la selección española a unos Juegos Olímpicos.

Tras la participación en Río, ambos se centraron en el Tatami, el club donde se formaron. «Yo me crié aquí y tienen un proyecto bonito. No había debutado con el primer equipo, así que me hace especial ilusión», indica Joan Tudela, que compaginará el rugby con la preparación de las oposiciones a Policía Nacional.

Mañana será una jornada especial para él y Matías. La última vez que compitieron sobre un campo de rugby fue cara a cara, cuando el hermano mayor ya había regresado a Madrid y Joan seguía en Ordizia. A partir de las 13 horas, en las instalaciones del Viejo Cauce, defenderán la misma camiseta, la vistosa y reinterpretada senyera que el Tatami estrenará como segunda equipación frente al Inter Cullera. Ambos han sido internacionales y ahora vuelven al lugar donde compartieron la infancia, aunque Joan deberá acatar las órdenes del míster, su hermano. «Eso no será ningún problema. Siempre he seguido sus consejos, sabe más de rugby que yo», asegura.

Fotos

Vídeos