Goles para la integración

Participantes en el partidillo de fútbol en el estadio del cauce, ayer. / juanjo monzó
Participantes en el partidillo de fútbol en el estadio del cauce, ayer. / juanjo monzó

El proyecto de la entrenadora de Onda es una prolongación del que inició hace años en Uganda para fomentar la igualdad de las mujeres Patricia Campos organiza en Valencia partidos con inmigrantes y víctimas machistas

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

«De una cosa pequeña puede surgir algo grande». Patricia Campos se da de este modo permiso para soñar despierta mientras pone en marcha su nuevo proyecto: 'Goals for Freedom'. En principio organizará en Valencia tres veces por semana partidos de fútbol amistosos. «La tradicional pachanga que hemos jugado todos», precisa. La idea engloba dos de sus pasiones: el balompié y el voluntariado. «Lucho por los derechos de los que no tienen voz e intento mejorar su calidad de vida», precisa en su página web. Esta iniciativa va dirigida especialmente a mujeres inmigrantes o que hayan sido víctimas de violencia doméstica.

El proyecto 'Goals for Freedom' fue presentado ayer en el complejo La Petxina y cuenta con el respaldo de la Diputación de Valencia. El acto tuvo lugar después de la primera pachanga. Estos partidos se organizarán los lunes, miércoles y viernes a las 17.30 horas. Patricia Campos especifica lo de que los partidos van dirigidos «especialmente» a mujeres. «Pero están abiertos a cualquiera que quiera participar. ¡Vente un día que quieras a probar!», proclama durante la entrevista. «Es una forma de fomentar las relaciones entre personas y que se haga deporte. Lo único que hay que hacer es apuntarse en nuestra página web. En principio serán partidos de nueve contra nueve al tratarse de un campo de dimensiones reducidas», dice.

Estas pachangas se realizarán en el terreno de juego que hay en el tramo III del Viejo Cauce, junto al Estadio del Turia. Además, se darán nociones de primeros auxilios. Patricia Campos también realiza otras iniciativas como partidos benéficos: el próximo tendrá lugar el 12 de mayo en Olocau: «Ya veremos a qué conduce todo esto. Igual luego surgen campeonatos o vete a saber».

Desde luego, experiencia no le falta. Patricia Campos siente que este proyecto saldrá adelante con toda seguridad. «Esto es una extensión de lo que llevamos haciendo desde 2015 en Uganda», detalla. «Allí la mujer está muy mal valorada. Se la prostituye por un trozo de pescado», comenta. Y allí que se fue ella con dos compañeras. Incluso sufrieron un intento de secuestro, pero aquello no las desanimó y han acabado consolidando el proyecto. «Ellos tienen la concepción de que el fútbol es un deporte de hombres, y nosotras intentamos emplear este deporte como un mecanismo para que aprendan a volar», subraya.

Su tercera gran pasión. Fue piloto del Ejército, pero lo dejó al entender que aquello no casaba con su vida. Ha vivido en Estados Unidos, donde se convirtió en la primera mujer en entrenar un equipo de fútbol profesional. «Tenía tres chicas de la selección», señala con satisfacción. Aquello fue en Hawai. Ahora ha vuelto del otro lado del Atlántico y se ha establecido en Valencia. Sigue trabajando, a distancia, para la Universidad de Hawai. Su ilusión por el voluntariado continúa intacta, igual que la pasión por volar y por dar patadas al balón.

Fotos

Vídeos