El fútbol tienta a la perla del esquí

El fútbol tienta a la perla del esquí

«Me lo planteo porque el año que viene hay Mundial. Yo lo que quiero es ganar», asegura el deportista adaptado Jaime Almenar «Cambiaré si no entro en un centro de tecnificación», dice el campeón de España

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Jaime Almenar no miró los Juegos Olímpicos de Pieonchang con añoranza. «Los criterios de selección eran difíciles, había que estar en el top 8 mundial», admite el esquiador adaptado valenciano, que acaba de cumplir los 18 años. «Yo no aparezco en ese ránking, pero creo que podría alcanzar el 35 o así», añade. Ahí reside su problema: en que los campeonatos nacionales se le quedan pequeños (esta temporada se ha impuesto con autoridad en el de slalom), pero carece de ayudas para competir a nivel internacional.

«Me planteo dejar el esquí porque en el futuro puedo ir también a unos Juegos Paralímpicos en fútbol, aunque ahora no esté en el programa. El año que viene hay Mundial y yo lo que quiero es ganar», comenta el joven, que está entre dos fuegos. En el deporte de nieve milita forma parte del equipo adaptado Sierra de Gúdar y en el balompié defiende los colores del Levante.

Jaime Almenar se siente un privilegiado pese a su parálisis cerebral. «Por suerte puedo hacer vida normal, no me afecta demasiado. ¡No me verás hacer escalada! No puedo mover un tobillo y tengo dificultad en una muñeca. ¿Ejemplo de superación? Eso es Ricardo Ten, que se desenvuelve sin brazos», señala el valenciano: «Lo pasé mal en infantil. Llevaba una férula en la pierna y en verano, cuando iba en pantalón corto, los demás niños me preguntaban qué era».

Por lo demás sonríe a la vida. Disfruta del fútbol y del esquí. «En la selección he estado de delantero y en el Levante, de mediocentro», señala. «Del balompié me gusta que hay que tener visión de juego y compañerismo, del esquí me encanta la sensación de velocidad y que en las curvas tumbas bastante», señala el joven becado por el Proyecto FER. El deporte de invierno lo descubrió un día en familia: «A mi tío y a mi padre les gusta hacer viajes a la nieve. Fuimos, probé y se me dio bien». Tanto que, al poco de empezar a competir, Jaime Almenar se proclamó campeón de España.

«De toda la vida mi disciplina ha sido el gigante. No tengo esquís de súper gigante. Después, en Valdelinares entrenamos mucho slalom por las condiciones», indica. Y es que ahí reside su problema: la dificultad para entrenarse cerca de Valencia con la intensidad necesaria para dar el salto a las competiciones internacionales y, en el futuro, clasificarse para unos Juegos Paralímpicos de invierno. «Este año he priorizado en el esquí. Si entro en un centro de tecnificación, seguiré. Hace dos temporadas en el Valle de Arán y me di cuenta de que es la forma de mejorar», señala Almenar. «Si no, en fútbol puedes entrenar todos los días y el año que viene hay Mundial», reitera.

Fotos

Vídeos