Problemas económicos Proyecto

Ana Filipa: «Necesitamos que la Federación nos oiga»

La portuguesa Ana Filipa ejerce como directora deportiva del Universidad de Alicante desde hace siete años. / lp
La portuguesa Ana Filipa ejerce como directora deportiva del Universidad de Alicante desde hace siete años. / lp

La directora deportiva de la Universidad de Alicante lamenta que «muchas niñas ni saben que existe el fútbol sala»

Ana Filipa Guimaraes Costa es una de las voces más autorizadas del fútbol sala femenino. Tras brillar en Portugal, su país natal, llegó a España, donde echó raíces. Y la Comunitat se convirtió en su nueva casa. Compitió sobre el parquet hasta el año 2010, cuando su rodilla dijo basta. Colgó las botas defendiendo la camiseta de la Universidad de Alicante, que le ofreció la posibilidad de reinventarse y dar el salto a los despachos. Desde entonces, ejerce como directora deportiva del club. Se trata del único conjunto valenciano que compite en la Primera División, aunque la exjugadora lusa lamenta el desamparo de su deporte.

-Le sobra experiencia. ¿Cómo valora la situación del fútbol sala femenino en España?

-El fútbol sala siempre ha sufrido y continúa sufriendo retrasos en su promoción y divulgación en la Federación Española de Fútbol. Yo he jugado 21 años. Desde que yo jugaba hasta ahora, las condiciones del fútbol sala femenino siguen prácticamente igual. Hay conversaciones con la Federación y la Confederación Nacional, a través de la Asociación de Clubes de Fútbol Sala Femenino, para intentar igualar este deporte con el fútbol femenino, pero de momento no han sido atendidas nuestras peticiones y seguimos con los mismos problemas y así es complicado tirar hacia delante. Es cierto que por parte de los clubes se está trabajando muy bien. Cada vez las directivas apuestan más por el fútbol sala femenino. También tenemos ayudas a nivel de divulgación a través de la Asociación de Clubes y de la Asociación de Jugadoras, que hacen un trabajo incansable y altruista para que cada vez más se vea nuestro deporte, pero necesitamos apoyo más que nunca de la Federación.

LAS CLAVES «Cada año, algún club tiene que dejar de competir en Primera por falta de dinero» «Cuando ficho, lo principal es que mis jugadoras vengan a formarse a la universidad»

-¿Hay tensión con la Federación?

-Mantenemos varias reuniones con ellos a través de la Asociación de Clubes, de la cual soy vicepresidente. Nos van atendiendo y nos vamos quejando de lo que nos hace falta, pero pasan los años y seguimos teniendo los mismos problemas y las mismas dificultades para poder mantenernos. Estamos en Primera y los desplazamientos son largos y hay muchos gastos. Necesitamos ayuda y la principal ayuda sería la promoción. Necesitamos que la Federación nos oiga y nos eche un cable urgentemente porque los clubes estamos pasando muchísimas dificultades para poder terminar las temporadas.

-¿Hay riesgo de que se disuelva el actual modelo de competición?

-No creo, porque al final el dinero aparece por algún sitio, siempre hay algún patrocinador. En mi caso, tengo la suerte de que tengo una universidad detrás que apoya este deporte como yo nunca he visto. Confía plenamente en la capacidad de las jugadoras. Puedo presumir que tengo un grupo humano fantástico y un compromiso envidiable por parte de mis jugadoras.

-La Universidad de Alicante es el único representante de la Comunitat en la élite femenina.

-Antes estuvo el Femesala Elche, varias veces campeón de Liga y Copa. Dejaron de tener el apoyo de un patrocinador importante y tuvieron que dejarlo. Cada año algún club tiene que dejar de competir en Primera por falta de dinero.

-¿Tienen muchas estudiantes?

-El equipo es un 99 por ciento de estudiantes de la Universidad de Alicante. El proyecto se basa en la formación profesional y luego en la deportiva. Cuando ficho, lo principal es que mis jugadoras vengan a formarse a la universidad. Aparte de la liga, tenemos el Campeonato Universitario y actualmente somos campeonas de España. El proyecto se basa en que las jugadoras que vengan sean universitarias. Tenemos de todo, estudiantes de química, biología, criminología, masters, doctorados...

-¿Cuesta encontrar jugadoras?

-Es difícil, porque tienes que encontrar una jugadora que esté dispuesta a estudiar. Al final aquí lo que podemos ofrecer es una formación. A veces es complicado. Además, normalmente, las jugadoras top que llevan años en esto ya están terminando carreras y lo que necesitan es trabajo. Hay que tener mucha atención e ir haciendo un seguimiento a las niñas para traerlas a la universidad en un futuro.

-¿Es difícil captar a las niñas?

-Sí que tenemos problemas porque ahora mismo lo que se ve en la televisión es el fútbol. Entonces las niñas quieren jugar a fútbol y hay que trabajar en los colegios para enseñar que también existe el fútbol sala. Muchas niñas a veces ni saben que existe. Pero hay clubes que están trabajando muy bien la base.

-¿Qué se encontró en España cuando llegó para competir?

-Comparado con Portugal, España llevaba bastante más tiempo de fútbol sala y el nivel era mayor. Era un sueño que te ficharan de España. Jugué con la selección portuguesa desde 1997, que fue cuando la crearon, hasta 2004. España era nuestra rival a batir. Al principio había pocas selecciones: Australia, Ucrania, Rusia, Japón, Brasil... Desde mi época hasta ahora ha crecido muchísimo. Ha dado un gran salto de calidad a nivel internacional.

-¿Ha percibido machismo?

-Eso va a estar siempre ahí. Si comparas el masculino y el femenino en la máxima categoría, hay aún bastantes diferencias. Pero bueno, nosotros estamos luchando para intentar que eso pase lo menos posible. Lo importante es crear una visibilidad nacional y mundial. Pero debemos empezar por casa.

-¿Se cobra en Primera?

-Hay varios clubes que pagan a sus jugadoras. Hay clubes que tienen muchas brasileñas y vienen con un sueldo. Hay jugadoras viviendo del fútbol sala, pero la mayoría, no. Hay muchos clubes en los que ninguna cobra. Nosotros jugamos con la formación. Aparte de tenerlas aquí estudiando, les damos la residencia universitaria. Les damos una carrera, una habitación y la comida. Cada club busca sus fórmulas.

-¿Hay pocas mujeres directivas en la Primera División?

-Hay pocas, pero ya va habiendo cada vez más, algunos ejemplos son el Ourense, el Cidade de As Burgas y el Soto del Real. En el cargo de entrenadora, sólo hay en el Soto Del Real y en nuestro club.

Fotos

Vídeos