EN FEMENINO

«Es un deporte de darte golpes, pero también de ser respetuoso»

Aida Martínez, durante un combate. / lp
Aida Martínez, durante un combate. / lp

«He salido de casa demasiado pronto», admite Aida Martínez, la campeona de Europa sub-21 de Taekwondo

ALBERTO MARTÍNEZ

Una victoria especial cuando sólo tenía 12 años hizo que Aida Martínez expulsara de su cabeza la idea de abandonar el taekwondo. Si lo hubiese hecho, no sería la actual campeona de Europa sub-21. La joven valenciana, a través de su éxitos sobre el tatami, ha introducido la pasión por este arte marcial en L'Alcúdia, su localidad natal. Actualmente, vive en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallés, donde se va fraguando su sueño de asistir a los próximos Juegos.

-A sus 20 años, vive un momento deportivo ilusionante.

-Sí. Ha sido el mejor año de toda mi carrera deportiva. Hace dos años entré en el CAR y desde entonces he notado mucha mejoría. Ya he cogido experiencia saliendo a otros países a competir. Antes de entrar en el CAR competía, pero lo máximo que hacía eran campeonatos de España, porque las federaciones autonómicas casi no pagan campeonatos internacionales.

-¿Cómo llegó el taekwondo a su vida?

-Empecé a los ocho años, cuando me apunté al club de mi pueblo. Hacíamos entrenamientos y empecé a competir a los 12. Fui a un Autonómico y gané. No sé ni cómo, porque era bastante mala. Justo antes de ese campeonato me lo iba a dejar, porque hacía deporte pero no me lo tomaba en serio. Era muy pequeña. Pero al ganar el Autonómico, fui al Campeonato de España y, a partir de ahí, ya vi en el taekwondo algo más que un simple hobby. Vi que podía llegar a bastante y que me lo podía tomar en serio. Al año siguiente, a los 13 años, entré en el Centro de Tecnificación Deportiva de Cheste.

-¿Ha pasado etapas complicadas al alejarse de su familia?

-Me he dado cuenta de que he salido de casa demasiado pronto. Pero ahora ya no puedo hacer nada.

-¿Cómo es la preparación?

-En el CAR, ya dedicas tu vida completamente al taekwondo. Pero no es tan duro como pensaba. Estaba dispuesta y sigo estando dispuesta a dar mi vida por el taekwondo, entonces no me ha costado tanto.

-El pasado mes de abril, recibió una recompensa al proclamarse campeona de Europa sub-21.

-Cuando iba a competir, ya sabía que iba a ganar. Pocas veces me ha pasado. Era mi último año de sub-21 y me daba igual quién se me pusiese delante. Lo di todo y el momento en que gané fue bastante emotivo. Era como un sueño. Ha sido mi mayor logro y estoy muy contenta. Es una recompensa a todo el tiempo que he invertido.

-Ya ha dado el salto a categoría sénior. ¿Qué objetivos tiene?

-El año que viene me gustaría ganar el campeonato de España porque el año pasado me quedé en la final y sé que lo podría haber hecho. Siempre me pasa. Se supone que soy la mejor en el peso y te metes una presión que no deberías. Soy campeona de España júnior y sub-21, pero no sénior.

-¿Y piensa en los Juegos de Tokio?

-Claro que sí, pero es muy complicado, hay que recoger muchísimos puntos y hay pocas plazas en España para poder participar. Acabo de empezar hace dos años a recoger puntos y estoy bastante bajita. Si sigo la racha que estoy teniendo, supongo que algo se podrá hacer.

-El taekwondo tiene su origen en Corea. ¿Le ha marcado la filosofía que hay detrás?

-Me ha aportado muchísima disciplina. Cuando vas a competir, tienes que saber controlar los nervios y tener la mente fría. Y eso te ayuda en todos los aspectos de la vida: a tomarte los problemas de otra forma y a no agobiarte cuando tienes que estudiar. Canalizas los nervios de otra forma. Lo de la disciplina lo llevamos bastante a rajatabla. No se aceptan faltas de respeto, cada vez que entras al combate tienes que saludar a la otra persona... Es un deporte de darse golpes, pero también de ser respetuoso con el contrincante. O se supone, porque hay gente que no.

-¿Pero es un deporte duro?

-Sí. Es llevar tu cuerpo al límite y dejarte la piel en el combate. Pero es un deporte bastante mental también, como el ajedrez. Tienes que saber jugar tus fichas dependiendo del contrincante. Es más importante pensar y tener la cabeza fría en un combate que estar en forma.

-¿Las artes marciales arrastran el estigma de deportes agresivos?

-El taekwondo no lo conoce casi nadie. De hecho lo confunden muchísimo con el kárate. Hay gente que piensa que el kárate o el taekwondo son muy agresivos y no son nada de eso. Hay muchísimo desconocimiento en esta materia. Poca gente sabe lo que es el taekwondo en realidad. Tengo amigas que hasta hace muy poco no sabían lo que era. Hay muchas normas y no puedes pretender que la gente sepa todas las normas. Tampoco hay interés en saber la diferencia entre taekwondo y kárate.

-¿En su peso, -73 kilos, existe bastante competencia?

-En mi peso, de normal, no hay mucha gente. En Valencia, en -73 kilos, sólo estaba yo el año pasado y fui directamente al Campeonato de España. En pesado y semipesado, que son los pesos en los que estoy compitiendo, suele haber poca gente. Pero la poca gente que hay tiene calidad.

-¿El taekwondo tiene calado en L'Alcudía?

-Antes era bastante desconocido, pero poco a poco ha empezado a practicarlo más gente en el pueblo y ahora me sigue muchísima más gente en el pueblo.

-El presidente de la Federación Española de Taekwondo, Jesús Castellanos, está siendo investigados por la posible comisión de cinco delitos de corrupción. ¿Cuál en su posición?

-Nos mantienen bastante al margen de todo. No nos informan de casi nada. No nos dicen nada.

-¿Qué hace fuera del tatami?

-Estoy estudiando Veterinaria. No tenía claro que pudiese llegar a entrar porque es bastante difícil acceder a esta carrera, pero al ser deportista de élite se me reduce la nota de corte. Es la carrera que he deseado hacer toda mi vida.

Fotos

Vídeos