EN FEMENINO MARÍA CALVO JUGADORA DE RUGBY Campeona de Europa Comparte equipo con su madre Crear la División de Honor B Polémica de España masculina

«No todas las chicas tienen que hacer ballet»

María Calvo avanza con el balón durante un partido del Tecnidex. / luz fierro
María Calvo avanza con el balón durante un partido del Tecnidex. / luz fierro

«En Valencia vamos mejorando, pero estamos estancados», afirma la de Moncada, que prevé irse a un equipo madrileño

ALBERTO MARTÍNEZ

Mientras trata de definir su futuro universitario, María Calvo sigue dando saltos sobre el césped. La de Moncada, en su primera experiencia oficial con la selección española absoluta, se proclamó campeona de Europa. Buena forma de empezar. A sus 19 años, la deportista se alza como una de las grandes promesas del rugby nacional. Y ya se va haciendo un hueco entre las Leonas. El sábado no pudo redondear la temporada conquistando el título autonómico con Tecnidex, ya que cayó en la final ante Les Abelles.

-Su equipo no pudo proclamarse campeón de la Primera Territorial femenina, ya que cayó por un ajustado 15-10 en la final.

-Es una lástima. Teníamos posibilidades, ya que hicimos un buen partido. Estuvo muy igualado, pero ganó el equipo que cometió menos errores. Les Abelles se llevó la victoria en el último segundo.

LAS CLAVES«Fue una experiencia increíble. Era la primera vez que jugaba de forma oficial con la selección» «Tiene 46 años. Hay muy buen rollo en el campo y mucho apoyo entre nosotras» «Sería una pasada. Es una oportunidad para equipos que no tienen nivel para División de Honor A» «No fue el mejor arbitraje, pero los jugadores se equivocaron. No puedes reaccionar así»

-Al perder la final autonómica, el Tecnidex no se clasifica para el play-off de ascenso a División de Honor. Un obstáculo para su progresión. ¿Cuáles son sus planes para la próxima temporada?

-Al quedarnos fuera del play-off, voy a ver si me ofrecen algo para irme a Madrid. Quiero irme a Madrid y probar al menos un año. Además de competir, empezaré una carrera universitaria. Si me gusta la experiencia, me quedaré. Si no, siempre puedo volver a Valencia.

-¿Ya sabe qué pretende estudiar?

-Tengo un cacao mental enorme, porque no sé qué estudiar. Este año han rondado por mi mente ocho carreras. Estoy haciendo tercero de Bachiller. Es un Bachiller para deportistas y lo dividieron en tres años. Quiero ir a la universidad. De todas formas, me gustaría sacarme las oposiciones para Policía algún día.

-A principios de mes, se adjudicó con la selección española el título de campeona de Europa. Superó a Holanda por 40-7. ¿Cómo fue la aventura?

-Fue una experiencia increíble. Era la primera vez que jugaba de forma oficial con la selección absoluta. Antes había jugado dos amistosos.

-¿Este éxito le anima a seguir?

-Sí, claro. Sabes que eres joven y puedes seguir mejorando física y tácticamente. Y eso es algo que no todas las chicas pueden decir. Muchas son buenas pero no tienen tanta proyección porque no son tan jóvenes. Eso motiva.

-Lleva la pasión por el rugby en la sangre, ya que juega con su madre, Cristina Balaguer.

-Empecé con siete u ocho años. En casa, todos jugamos. Mi madre, su pareja, su hijo, mi hermana... Mi casa es rugby puro. Sólo se habla de rugby. Acabas un poco hasta el gorro y todo (ríe).

-¿Qué supone compartir vestuario con su madre?

-Todo es bueno. Hay muy buen rollo en el campo y mucho apoyo entre nosotras. He compartido equipo con mi hermana, que se llama Cristina. Y con mi madre todavía lo comparto. Mi madre sigue dando guerra. Seguramente esta es su última temporada, pero ahí está. Tiene 46 años.

-La Federación Española pretende crear una segunda categoría nacional, la División de Honor B. ¿Qué le parece esta iniciativa?

-El Tecnidex está en la liga territorial y la Federación quiere crear la División de Honor B para la temporada que viene, pero llevan con esa idea unos años. Sería una pasada. Es una oportunidad para que equipos que no tengan nivel para ascender a División de Honor A puedan subir el nivel jugando en División de Honor B. En Valencia vamos mejorando, pero estamos estancados porque nunca llegamos a alcanzar a equipos buenos. Nos conocemos perfectamente entre nosotras, a quién tenemos que defender, cuál es el hueco... Lo sabemos todo de memoria.

-Nunca ha habido un equipo valenciano en División de Honor femenina.

-Ojalá, pero no. Siempre estamos con la lucha, pero no hay suficiente nivel.

-¿Cómo ve a las nuevas generaciones de la Comunitat?

-El año pasado, la Comunitat quedó primera en el Campeonato de España. Son chicas que están muy ilusionadas con el rugby y trabajan muchísimo para poder llegar algún día a la selección española. Hay nivel y de Valencia pueden salir muy buenas jugadoras.

-¿Aspira a disputar los Juegos Olímpicos de Tokio?

-Sí que quiero llegar a unos Juegos, pero no sé si podré llegar a Tokio. Ahora físicamente no estoy al máximo nivel, pero cuando acabe este año de agobio con los estudios quiero ponerme a muerte con el deporte para mejorar el físico. Voy a esforzarme para llegar a Tokio. Y si no, a los siguientes.

-En 2006, España fue excluida del Seis Naciones femenino para que participaran los mismos países que en el torneo masculino

-Es un torneo privado y para entrar necesitas que te inviten. No me parece justo. Habrá que cambiar eso. Hemos demostrado en el Europeo que tenemos capacidad, juego y nivel para estar ahí, pero a ver qué deciden. Ojalá pudiéramos entrar. Al jugar contra esas selecciones, mejoras una barbaridad.

-¿En alguna ocasión ha percibido sorpresa por ser una mujer que juega a rugby?

-Sí. Por ejemplo, cuando entré en mi instituto. La gente siempre se imagina a un chico prácticamente. Hay chicas más masculinas, pero hay otras que no lo son. A mí me encanta maquillarme y todas esas cosas. Siempre relacionan el rugby con un deporte masculino, pero poco a poco la gente va conociendo chicas de rugby y ven que no siempre son masculinas. Hay de todo. Habrá chicos afeminados y otros que no.

-¿Se ha sentido ofendida?

-Ofendida nunca me he llegado a sentir, pero hay típicas bromas entre gente del deporte. Cualquier persona puede jugar a cualquier deporte. Y más en el rugby, en el que hay sitio para todo el mundo.

-¿Dentro del mundo del rugby hay un respeto absoluto?

-Siempre hay hombres machistas, pero en general son muy respetuosos. El rugby femenino tiene el mismo respeto que el masculino.

-¿Cuál es la principal lección que le ha dado el rugby?

-Te queda un pensamiento más liberal. No todas las chicas tienen que hacer ballet ni todos los chicos tienen que hacer este deporte. Y te enseña a no discriminar a las personas con más peso. Aquí ser gordo es ser delantero y la gente lo dice con orgullo. No te ofenden tanto las cosas a las que se le da tanta importancia en la adolescencia. Tú sabes cómo eres y te aceptas.

-¿Qué piensa de la polémica que ha envuelto al Bélgica-España masculino, clasificatorio para la Copa del Mundo 2019?

-No fue el mejor arbitraje, pero los jugadores se equivocaron. Ya han pedido disculpas. Aunque el árbitro se equivoque, no puedes reaccionar así. El comportamiento de los jugadores al final del partido fue un poco triste. Merecen ir al Mundial, pero se les escapó el partido. La repesca está muy difícil, aunque hay que trabajar.

Fotos

Vídeos