Brazadas contra el tiempo en la travesía a Nado al Puerto de Valencia

Dos de los participantes en la prueba saludan antes del inicio de la travesía. / jesús signes

La Marina Real de Valencia celebra la XXV edición de la Travesía a Nado al Puerto. Los participantes más veteranos de la prueba, Ruperto y Vicenta, se llevaron los aplausos más calurosos por parte del numeroso público

ALBERTO MORENO VALENCIA.

La Travesía a Nado al Puerto de Valencia cumplía ayer su edición número 25. Un evento que fue un éxito de participación en una jornada de deporte y solidaridad en el tinglado número dos del puerto de la ciudad.

Una mañana que no quisieron perderse ni jóvenes ni veteranos para disfrutar de las dos modalidades que ofrecía la prueba: la distancia corta de 750 metros y la categoría más larga, de 2.500 metros, que fue ganada en categoría senior por Carlos Rivera (C. N. San Vicente) y Carolina Pradas (CST. CST Castellón). Pese a tener ganadores en las dos categorías, los vítores se los llevaron dos nadadores experimentados que disputaron el recorrido de 750 metros, dos personalidades en esta travesía: Ruperto San Juan y Vicenta Belenguer.

Ruperto no se ha perdido ninguna edición. «Llevo nadando 25 años, desde que me jubilé con 68 años. Ahora tengo 95», confesó a LAS PROVINCIAS tras completar la prueba. Pese a su veteranía, este nadador entrena «dos veces por semana» ya sea invierno, en la piscina del Carmen, o verano, en la playa de Pinedo: «En verano mi mejor fundamento es Pinedo. De espigón a espigón hay 750 metros. Ese recorrido es mío». Pese a las dificultades que conlleva cumplir años, Ruperto no se ha perdido ninguna edición. Sin ir más lejos, el año pasado nadó tras haber sido intervenido de una hernia abdominal. Algo que no le impidió acudir a su cita con el la travesía valenciana. «La herida de la operación -que muestra sin pudor- tardó veinte días en cicatrizarme. Una vez curada, al agua», sentenció. Ruperto nunca ha nadado solo, hace unos años lo hacía con su mujer Trinidad y ahora junto a sus hijos. «Uno a cada lado», apunta. Pese a su entrenamiento y esfuerzo, achaca su hazaña como una cuestión de suerte «ya que ella me acompaña».

Vicenta Belenguer, con ochenta años, es la mujer más veterana en nadar la travesía. Ella sí que pertenece a un club, al club de natación Delfín de Valencia, del que ha llegado a ser entrenadora en varias categorías. Pese a haber sido fondista hace años, su objetivo ahora es nadar «para terminar las travesías». En su juventud compitió en los distintos campeonatos de España organizados por la península «llegando a ser la cuarta clasificada», apunta a este periódico. Al contrario que Ruperto, ella ya no entrena. «Antes hacía el recorrido de 2.500 metros, la llegué a hacer el año pasado, pero un problema de artrosis en la rodilla me ha hecho acortar a 750 metros». Ambos casos, como otros de los que se vieron a lo largo del muelle del puerto, son un ejemplo de superación y fuerza de voluntad. Los dos piensan en volver el año que viene. Demostrando que el deporte no entiende de restricciones para todos aquellos que quieran formar parte de él.

Fotos

Vídeos