Las Provincias

Amparo Gil: «Se trabaja mucho en los colegios para sacar niñas»

Amparo Gil, del Club de Campo, durante la final de la Copa de la Reina. :: Matías L. Sartori/FHCV
Amparo Gil, del Club de Campo, durante la final de la Copa de la Reina. :: Matías L. Sartori/FHCV
  • «Hace años me preguntaron si volvía a la selección, pero Arquitectura es una carrera muy difícil de compaginar», dice Amparo Gil

Amparo Gil no se cansa de ganar. A sus 28 años, la valenciana cumple su novena temporada defendiendo los colores del Club de Campo. Un equipo con el que ya se ha colgado 26 medallas. La última, lograda el pasado día 19, supuso su séptima Copa de la Reina. Además, en hockey hierba, ha conquistado seis ligas y un bronce en el Campeonato de Europa. En la modalidad de sala, se ha proclamado siete veces campeona de España y ha sumado cinco platas continentales. La jugadora de Carpesa, quien formó parte de la selección española durante el Mundial de Rosario en 2010, se alza como la segunda más veterana del potente conjunto madrileño. Desde fuera, contempla una prometedora generación de la Comunitat

¿Usted es la jugadora de hockey de la Comunitat más laureada en cuanto a éxitos de club?

No tengo ni idea. Supongo que sí. Lola Riera ha ido a los Juegos Olímpicos y yo nunca he ido.

¿Cómo empezó todo?

En el Carpesa. Mi familia siempre ha estado muy relacionada con el club. Mi tía jugaba y mis padres hacían fotos para el club. Al ser un pueblo pequeño, todos los que formaban parte del club eran amigos. Un día se juntaron unos cuantos y pensaron: '¿Por qué no apuntamos a las niñas a hockey?'. No había sección femenina y se creó para nosotras. Duró poco, porque la gente se lo empezó a dejar. Mi prima y yo estuvimos un año sin jugar y luego nos llamaron de un equipo de Valencia que se estaba creando.

¿Cuál era ese club?

Primero formamos parte del Tramo III y luego jugamos en el San Vicente de Alicante. Como éramos gente de Valencia jugando con un equipo de Alicante, unos cuantos padres y los entrenadores que nos hicieron apuntarnos al Tramo III se juntaron y decidieron que había que hacer algo para que pudiéramos jugar aquí. Y crearon el Xaloc.

¿Intervinieron sus padres?

Mis padres se apuntaban a todo. Mi padre fue el primer presidente.

¿El Xaloc es el club más potente de Valencia?

En categoría femenina, sí. El equipo que se creó nos juntaba a todas las chicas que estábamos jugando en ese momento en Valencia. Durante unos años, el único equipo de Valencia era el Xaloc. Ahora hay bastantes más. Se está haciendo mucho trabajo en los colegios para sacar niños y niñas y el hockey femenino está creciendo mucho en los últimos años. En masculina, el Valencia es el más potente.

Empezó a jugar con ocho años. ¿Era muy complicado competir?

Fue muy difícil que lo consiguiéramos, porque no teníamos competición en Valencia. Contactaron con la liga catalana para que durante un año o dos jugáramos contra ellas. Viajábamos los fin de semana. Eso hizo que mejoráramos.

¿Al principio, en el colegio se extrañaban de que jugara a hockey?

Sí. Es un deporte poco conocido y en ese momento menos. En el colegio, creo que nadie sabía realmente en qué consistía este deporte.

No hay ningún equipo de la Comunitat en División de Honor ni en Primera. Están en Liga Territorial. ¿Le da rabia?

Sí que da un poco de rabia, porque hubo un tiempo en que se consiguieron bastante cosas y la gente tenía bastante nivel. Y ahora parece que ha bajado un poco. Pero yo entreno ahora un equipo de niñas en el Club de Campo y he tenido la suerte de enfrentarme a las categorías inferiores del Xaloc y están sacando niñas muy buenas que seguro que acabarán llegando. Seguro que en unos años pueden intentar subir a División de Honor.

Lola Riera y usted son las únicas valencianas en División de Honor. ¿Coincidieron en el Xaloc?

Sí. Jugamos juntas unos años. Luego, en Madrid, vivimos juntas unos años en la residencia.

¿Espera volver a la selección?

No. Ya hace unos años me preguntaron si volvía, pero estoy estudiando Arquitectura. Es una carrera muy difícil de compaginar y tenía que centrarme en una cosa.

¿Tiene la espinita de no haber participado en unos Juegos?

Nunca he podido ir a unos Juegos, pero tampoco creo que me haya perdido nada en cuanto a hockey. Estuve en el Mundial sub-21 y en el absoluto. Después, me lesioné y estuve un año fuera. Luego me volvieron a llamar, pero me dejaron fuera porque no había conseguido llegar bien. Ahí decidí que era mucha exigencia con todo lo que se está profesionalizando el hockey y yo necesitaba dedicarme a acabar la carrera porque al final es de lo que de lo que voy a vivir.

¿Del hockey se puede vivir mientras se está en activo?

Algunas tenemos la suerte de poder vivir mientras estamos en activo, pero no es una cosa generalizada. Hay algunos clubes que se lo permiten a algunas jugadoras, pero en ninguno cobran todas.

¿Le quedan retos por cumplir?

Nos hemos acostumbrado a que ganar es lo normal y somos muy exigentes con nosotras mismas. Es verdad que ahora ganar una liga no te hace la misma ilusión que las primeras, pero sabemos que no nos podemos permitir no ganarla. Llevamos cinco platas en el Campeonato de Europa de sala y me gustaría poder ganarlo algún año.

Se estila más la modalidad de hierba que la de sala.

Hace unos años, en España, se le daba mucha más importancia a la sala. Es mucho más rápido y técnico que la hierba. Es una pena que, por el calendario y las decisiones de las federaciones, no se le esté dando tanta importancia en los últimos años. La gente de la selección no puede jugar el Campeonato de España y eso hace que baje el nivel.

¿Se planteó salir al extranjero?

Sí que me lo he planteado alguna vez por vivir la experiencia, pero quería terminar la carrera. Ahora, en el Club de Campo, estoy muy bien y he conseguido ganarme un puesto importante. Creo que ya es momento de terminar la carrera y empezar a buscar trabajo. Estoy con el proyecto de final de carrera.

¿En España existen muchas diferencias entre los clubes de élite masculinos y los femeninos?

Sigue existiendo mucho machismo. Y más en el deporte. Hay bastante diferencia. Nosotras mismas lo vemos en nuestro equipo. El presupuesto de los chicos no es el mismo que el nuestro. Y creo que eso pasa en todos los equipos.

¿Pero se basa en los éxitos?

En el Club de Campo las chicas hemos conseguido muchos más títulos que los chicos. Pero nos tratan súper bien. No una cosa del club, sino de la sociedad. Nosotras intentamos cambiarlo, pero creo que va a ser muy difícil. El deporte femenino está peor considerado.

¿Confía en compaginar el trabajo con el hockey?

No estoy pensando en retirarme ahora mismo. Pero si entro a trabajar en un estudio de arquitectura, las condiciones son bastante duras y no sé hasta qué punto me dejaría compaginarlo. Me gustaría poder.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate