Las Provincias

Mari Paz Vilas: «Ahora, al machista de la grada la gente le dice: 'vete'»

Mari Paz Vilas posa para la entrevista a las puertas del estadio de Mestalla. :: irene marsilla
Mari Paz Vilas posa para la entrevista a las puertas del estadio de Mestalla. :: irene marsilla
  • «Tener a nuestro lado a Layhoon nos ha favorecido muchísimo; a veces viene a vernos por sorpresa», subraya

Su madre tiró de lógica. Para las extraescolares, apuntó a su hijo a fútbol y eligió el baloncesto para su hija. Pero Mari Paz Vilas (Pontevedra, 1988) dejaba el parquet para escaparse a compartir campos de tierra con su hermano mellizo. Le echó «morro» hasta que el entrenador del equipo de chicos le dio encantado la bienvenida. Y desde ahí hasta la actualidad no ha hecho otra cosa que marcar goles. «Me muevo por instinto, es mi forma de estar en el área», explica la gallega, con gusto para elegir a sus favoritos (Bebeto, Djalminha y Valerón), y que ha empezado la temporada como un tiro en un Valencia femenino instalado ya entre los grandes del fútbol español. Es internacional, la máxima goleadora del conjunto blanquinegro y le pusieron un campo a su nombre en el pueblo que le vio dar sus primeros pasos.

¿Y cómo es tener un campo de fútbol (San Xinés de Bamio, en Vilagarcía de Arousa) que se llama Mari Paz Vilas?

Me quedé sorprendida. Me llamó el alcalde y me dijo si me parecía bien... ¿Cómo no me va a parecer bien? Era un buen paso en la igualdad de género y una oportunidad muy bonita de poner mi nombre en el pueblo.

¿Empezó a jugar allí?

Empecé en un equipo de niños, a los 8 años. Fue extraño. Mi madre me apuntó a baloncesto y a mi hermano mellizo, al fútbol, pero me iba al fútbol con mi hermano sin que mi madre se enterara. Le eché morro y le dije a mi hermano que le preguntara al entrenador si podía estar en el equipo. Entrenaba, competía...

¿Sus padres veían su afición como algo raro?

Nunca me lo dijeron, pero es cierto que en ese momento no había ninguna chica jugando. Luego fui destacando, era 'pichichi', empezaban a hacerme entrevistas... A mis padres les pilló un poco grande el tema, pero nací con un balón en los pies y mis padres sabían que iba a jugar a fútbol sí o sí.

¿Tan claro lo tuvo?

Desde muy pequeña. Sólo quería balón, balón y más balón. Veía fútbol con mi padre, los partidos del Dépor. Vi jugar a Bebeto y dije: 'voy a ser del Dépor'. Valerón me chiflaba, Djalminha... A mis padres les sorprendió, pero como mis hermanos jugaban, pues una más.

¿Y los compañeros del colegio, cómo le trataban?

Cero problemas, igual tenían más los padres que los hijos. Típicos comentarios o padres que ven que la chica destaca más que sus hijos... Yo, con mis compañeros, genial.

Y más adelante, ¿ha percibido machismo en el fútbol?

Ahora ya no tanto, la gente está muy acostumbrada a ver fútbol femenino en España. Cuando eres pequeña y vas a campos contra chicos, habían comentarios feos. 'Una chica no te puede hacer eso'... Mis compañeros me defendían o intentaban que no los escuchara. Me he encontrado más machismo antes que ahora, aunque aún hay alguno que todavía dice lo de 'vete a fregar platos'. Lo bueno es que hay mucha gente en la grada que le va a decir 'vete'.

¿Le afectan esos comentarios?

Como en el colegio algunos niños te decían 'marimacho, no sé qué', pues estaba acostumbrada. Me podía más la pasión por el fútbol que los comentarios. Me fui curtiendo por cosas como esas.

¿Hasta qué punto ha ayudado al Valencia Femenino la presencia de Layhoon Chan?

Hay muchas veces que ni sabemos que ha venido a vernos. Viene después del partido a saludarnos y no sabíamos que estaba. Tener a Layhoon al lado nos ha favorecido muchísimo porque es mujer, porque trabaja por la igualdad, está en UnWomen...

¿Ha cambiado mucho el club desde que llegó hace 3 años?

Muchísimo. He venido en la parte buena del Valencia. Fiché porque el proyecto era muy bonito dentro de un club grande. Pensé: 'si este proyecto va adelante, es muy bonito vivirlo'.

Después de haber pasado por Levante, Barça o Espanyol, fue una apuesta valiente...

Dudé mucho, imagine que apuestan por el proyecto este año pero luego cambian de presidente y retiran el apoyo... Aposté y acerté.

Tuvo ofertas en verano para marcharse y decidió quedarse, ¿por qué, después de un año tan complicado como el pasado?

No voy a decir que no dudara... Llevo tres años aquí y el año pasado fue duro a nivel psicológico. Pensé que igual me venía bien un cambio, pero estoy a gusto, la gente me trata bien y se estaba haciendo un equipo muy competitivo, que es lo que quiero. Cuando paso un mal año en un equipo intento quedarme para demostrar y este año me planteé estar al 100% porque a tope puedo dar mucho.

¿Qué ocurrió el año pasado?

La gente no supo que pasé lesionada muchísimo tiempo. Tuve un esguince lateral externo de la rodilla en diciembre. Intenté llegar, pero por compensar me rompí un abductor... Fui renqueante hasta el final de Liga. Fue muy difícil.

¿Qué espera de este proyecto?

El Valencia de aquí a unos años puede estar peleando por todo. A veces pienso que igual lo he cogido tarde. Puede que no viva la época más grande del Valencia, aunque para mi estos últimos años ya están siendo bastante buenos... Ojalá pudiera disputar la Champions con el Valencia o por qué no ganar una Liga. La Liga sí que es factible poder ganarla de aquí a poco tiempo. Me gustaría acabar aquí porque estoy muy a gusto, aunque nunca se sabe porque igual sale algo irrechazable.