Las Provincias

Un triatlón para repetir

fotogalería

Salida de una de las categorías en la prueba de natación. / MANUEL MOLINES

  • El primer día de pruebas reúne en la Marina Real a más de 1.700 personas

  • Hoy se celebra la categoría Olímpica, para la que el triatleta Emilio Aguayo del Avant Moncada vuelve a ser el principal favorito

El Valencia Triatlón es la historia de Carlota y Marta, de 23 años, que se levantaban «muy temprano» para participar en el Triatlón de la Mujer. También la de Javier, que con 15 primaveras se estrenaba en Supersprint. Y la de Adrián Sáez, quien tuvo una salida «perfecta», resistió y tuvo el honor de toparse con la cinta de vencedor en categoría Sprint.

El Valencia Triatlón reunión ayer a más de 1.700 personas en la Marina Real Juan Carlos I. Participantes que disfrutaron de una mañana espectacular, un circuito de ciclismo rectificado y un ambiente inigualable. Las mujeres, las primeras en salir, aprovecharon las suaves temperaturas y fueron muy rápidas.

Carlota Hernández y Marta Pelegrín se lo tomaron «con calma»: «Hemos ido tranquilas, mano a mano y ha sido una experiencia muy buena y reconfortante». ¿Su preparación?: «En los días previos hemos ensayado varias veces las transiciones. Siempre hemos hecho deporte, desde pequeñas, voley, patinaje y también ciclismo», comentaba la segunda y añadía: «Lo peor ha sido correr porque sales de ir en bicicleta y vas tan rápido que luego parece que vayas más lenta». Ellas venían de Valencia mientras Javier Llopis y Ainhoa Collado lo hacían desde Puçol y mientras miraban las primeras brazadas de los participantes en Sprint, analizaban su experiencia en Supersprint: «Yo me apunté porque mi padre hace triatlón y me ha gustado mucho», decía ella. Se les dio bien, de hecho ambos fueron segundos en sus respectivas categorías.

En la misma distancia participaron Jesús Soler y Miguel Bataller, el primero con 58 años y el segundo con 66: «Yo llevo ganando con los de mi edad dos ediciones seguidas (reía)». Su compañero participaba por segunda vez: «Es una gran satisfacción haber competido. Hay un gran ambiente y a nivel organizativo también se está muy bien, el tiempo ha acompañado además».

Ellos dos disfrutaban de esa «sensación inexplicable» de haber participado en la carrera, pero otros, como Cris, lo miraban con recelo: «No he podido competir por una lesión, a ver si el año que viene, siento mucha envidia, menos mal que no estoy mirando mucho».

Esa, la Supersprint, es quizás la prueba más emocionante del fin de semana porque es la elegida por muchos de los que se inician en el mundo del triatlón. Por ello, en la línea de llegada se viven momentos especiales. Pocos son los participantes a los que no se le escapa una lágrima.

Se espera que en todo el fin de semana unas 15.000 personas pasen por el entorno del Veles e Vents para disfrutar de un deporte que cada vez tiene más adeptos. Un ambiente que agradecen los participantes locales y también los de fuera quienes se sorprenden: «Es una pasada todo, el público, el circuito, es la primera vez que vengo y volveré, seguro», comentaba Guillermo, cuarto clasificado en Sprint. Luis Eduardo entró después, llegaba desde Valladolid por «un amigo» y también se prometía repetir: «Es la primera vez que veo un triatlón que arrastra tanto público, es impresionante».

También eran muchos los que habían ido a echar un vistazo porque hoy sería su día: «Me habían contado que esto era muy especial pero verlo es diferente. No me imagino cómo será mañana -por hoy-», afirmaba Juan.

María y Ana acudían para ver a su hermano participar: «No lo hemos visto mucho pero estamos disfrutando», decían mientras veían admiradas la exhibición de natación sincronizada que la organización había preparado en las mismas aguas donde hasta esta noche habrán dado brazadas más de 3.500 personas. Por la tarde, cerca de medio millar de niños y niñas participaron en el Aquatlón Escolar.

Pero el espectáculo no ha concluido y hoy, el Veles e Vents y su entorno acogerán a los participantes de la distancia Olímpica. La más dura. 1.500 metros de natación, 40 kilómetros de ciclismo y 10 a carrera a pie completan una prueba que -con la dificultad que siempre provoca el aumento de la temperatura ambiente- discurre entre lugares emblemáticos como la Marina Real, el circuito de Fórmula 1 y la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

12.000 euros en premios

La organización ha puesto todo su esfuerzo y unas 1.750 personas disputarán hoy la cita que, además, repartirá 12.000 euros entre los participantes. La novedad es que el club con más miembros que crucen la línea de meta recibirá 1.000 euros y el Avant Moncada con más de medio centenar se posiciona como el gran favorito.

Mientras el año pasado el temor de los participantes era la lluvia, muchos todavía que recuerdan que tuvieron que abandonar, unos por pinchazos, otros por la abundante agua que cayó en el tramo final de la mañana y que hizo peligroso el tramo en bicicleta, este año se preocupan por el extremo calor que puede registrarse sobre todo a medida que avance la mañana.

Emilio Aguayo vuelve a ser como años anteriores el principal favorito en un fin de semana que también cuenta con su vertiente solidaria. De hecho se han reunido 1.098 euros que irán destinados a Tetra Sport, entidad que trabaja para fomentar el deporte entre personas con discapacidad.

Aguayo, en la edición del año pasado, también sufrió las consecuencias de la intensa lluvia que cayó sobre Valencia, porque provocó que sobre la calzada se esparcieran todo tipo de residuos. Hubo casi setenta abandonos como consecuencia de los numerosos pinchazos que se produjeron. El ganador de 2015 fue Alberto Romero, miembro como Aguayo del Avant Moncada, equipo que este año ha ganado la Liga de clubes que organiza la Federación Valenciana.

Hoy, a partir de las 7:30 horas concluirá una cita que, de momento, es la más numerosa de España a expensas de los inscritos en el triatlón de Barcelona.