Las Provincias

natación

Mireia Belmonte irrumpe con doble efecto

fotogalería

Mireia Belmonte. / EFE

  • La española bate dos récords del mundo y se cuelga las correspondientes medallas de oro en los campeonatos de piscina corta en los 200 mariposa y en los 400 estilos

  • Duane da Rocha, Jessica Vall y María Vilas debutan sin lograr un puesto en las finales

Cuando todas se detienen, ella continúa. Ese el secreto de Mireia Belmonte, la nadadora de Badalona que a la edad en que las atletas comienzan a retroceder en la piscina ella aumenta su velocidad y resistencia. El último éxito de la deportista de 24 años ha sido el primero de una semana que apunta a su confirmación entre las reinas de la natación.

En la primera jornada de los Mundiales en la distancia de 25 metros la catalana se exhibió con dos oros y dos récords del mundo en menos de una hora. La proeza de Belmonte se agranda por la grandeza de su rival, la húngara Katinka Hosszu, nombrada mejor nadadora de la temporada. En las sesiones de clasificación fue la magiar quien enseñó músculo con un récord de los campeonatos y posiciones por delante de la española en una dura ronda que apartó de la final a la impredecible china Liu Zige, anterior plusmarquista mundial. Sin embargo, cuando llegó el momento de las medallas fue la badalonesa quien tocó la orilla antes. Primero fue en la prueba de los 200 metros mariposa, la modalidad fetiche de la española. La húngara se lanzó en los primeros instantes con marcas de récord del mundo. Sin embargo, un gran trabajo en la salida de los virajes condujo a la nadadora de la Universidad Católica de Murcia a la remontada en los últimos 100 metros hasta arrebatar la medalla de oro y la plusmarca global añadida de ser la primera mujer que ha recorrido esta prueba en la piscina corta en menos de dos minutos (1.59:61).

Mireia Belmonte posa con una de sus medallas de oro.

Mireia Belmonte posa con una de sus medallas de oro. / Ali Heder (EFE)

La segunda hazaña resultó más increíble sólo unos minutos después de recoger la medalla dorada. En los 400 metros estilos la especialista en piletas de 25 metros aventajó a la badalonesa en más de dos segundos, pero la catalana aprovechó la fase de braza para remontar gracias a la técnica y al fondo labrados en sesiones de ocho horas de entrenamiento. Cuando Belmonte adelantó, Hosszu se desfondó. Cuando otras se detienen, Mireia continúa. También en este caso la española rentabilizó sus quince días de preparación en la altura del Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada para conquistar su sexto récord del mundo. «Llevo una preparación muy fuerte, aumentada en el último mes y eso me demuestra lo importante que es entrenarse bien», explicó la nueva plusmarquista.

El doble éxito de la española en Doha no sólo sirvió para que mostrara su amplia sonrisa y hoyuelos en el podio, sino para demostrar su versatilidad y su posición en la natación mundial. «Ha sido un sueño para mí. Ha sido una sorpresa. No me esperaba batir los dos records del mundo, los dos oros y ganar a la húngara», declaró al bajarse del podio por segunda vez. Hasta ahora Mireia Belmonte sólo ha repetido modalidad en uno de sus récords del mundo en pruebas diferentes (400, 800 y 1.500 libres, 200 mariposa y 400 estilos). En la pileta construida en mitad del desierto catarí Belmonte confirmó sus amenazas a una de las grandes figuras mundiales, Hosszu, habitual ganadora en las pruebas de la Copa del Mundo.

Superioridad psicológica

Con la ausencia en los campeonatos de Katie Ledecky -cinco récords mundiales esta temporada-, el duelo entre la española y la húngara se presenta como un paso importante en la preparación de Mireia Belmonte para los Juegos Olímpicos de 2016. La catalana, doble medallista olímpica en Londres 2012, quiere provocar un doble efecto: sentar las bases de una superioridad psicológica con vistas a nuevos duelos en la élite acuática y aumentar su magnífico palmarés. «Esta es la mejor motivación para seguir entrenándome de cara a Río de Janeiro. Quiero ser mejor», avisó en declaraciones a la Federación Internacional de Natación. «Es bueno tener a Mireia aquí. Perder con ella me da una motivación extra», contestó Hosszu.

Las siguientes citas de la nadadora catalana para vencer a su máxima rival serán este jueves en la prueba de 800 y el viernes en los 400 metros estilo libre. Más complicado será que gane a la explosiva húngara en los 100 -viernes- y 200 estilos -sábado-. De momento se ha adelantado en la batalla moral y en la económica gracias a los casi 36.000 euros ganados por sus dos récords del mundo y sus dos nuevos oros.

El resto de las españolas que compitieron en el primer día de los Mundiales de piscina corta no atrajeron las luces de los focos como Mireia Belmonte. María Vilas debutó en unos campeonatos absolutos en la prueba de 400 estilo libre con una sexta plaza en su serie y el décimo mejor tiempo (4.32.54), por lo que se quedó fuera de la final. Tampoco Jessica Vall pudo alcanzar las semifinales de los 50 braza con un tiempo de 31.28. No obstante, la catalana ha marcado los 200 braza en rojo en estos campeonatos con su medalla europea en piscina larga como antecedente. Duane da Rocha sí alcanzó las semifinales con su tiempo en la primera ronda de los 100 metros espalda (58.15) y, aunque en la siguiente ronda paró el reloj en un tiempo cercano a su récord, no le sirvió para acceder a la final (57.80). La nadadora formada en Mijas tendrá su mejor oportunidad en los 200 metros con el pedigrí de ser la campeona de Europa en piscina larga.