Las Provincias

ATLETISMO

Kowal margina a Mullera en la entrega de medallas

Kowal posa con Zalewski, con Mullera apartado.
Kowal posa con Zalewski, con Mullera apartado. / Afp
  • El francés, campeón de Europa de 3.000 m obstáculos tras la descalificación de su compatriota Mahiedine Mekhissi-Benabbad, pidió disculpas por dejarle aislado en el podio mientras posaba sólo junto al polaco Krystjan Zalewski

El francés Yoann Kowal, nuevo campeón de Europa de 3.000 m obstáculos tras la descalificación de su compatriota Mahiedine Mekhissi-Benabbad, pidió disculpas al español Ángel Mullera por dejarle aislado unos instantes en el podio mientras posaba sólo junto al polaco Krystjan Zalewski. "Tenía emociones muy fuertes, estaba un poco nervioso y pido perdón a Mullera. Hice eso porque pensaba que el que tenía que estar ahí era mi compañero Mekhissi", comentó Kowal a la pregunta de un periodista español.

Mullera, en la misma rueda de prensa oficial de los medallistas, calificó de "gesto antideportivo" la actitud de Kowal en el podio porque, observó, "yo me he limité a correr todo lo que pude".

Durante la ceremonia de entrega de medallas Kowal se había resistido a posar junto a Mullera en el podio y sólo se avino a hacerlo tras los silbidos del público y a petición de Zalewski. Una vez que fue interpretada La Marsellesa, Kowal, que heredó la medalla de oro tras ser desposeído Mekhissi-Benabbad por quitarse la camiseta en la recta final, descendió del peldaño más alto hasta el que ocupaba Zalewski, medallista de plata, dejando solo a Mullera en el cajón correspondiente al bronce. Los silbidos del público y las palabras del polaco indujeron, finalmente, a Kowal a regresar a su posición para posar los tres juntos frente a los fotógrafos.

Los espectadores franceses habían silbado a Mullera cuando fue anunciado su nombre por el locutor del estadio en la ceremonia de entrega de medallas, en protesta por la reclamación española que desembocó en la descalificación.

Mekhissi fue descalificado anoche tras ganar la final por quitarse la camiseta en la recta final, infringiendo el reglamento de competición en cuanto a la obligación de competir con los dos dorsales, delantero y trasero. El descalificado aseguró hoy, después de superar la primera ronda de 1.500, que no se arrepiente de nada y dijo que no se explicaba "la reacción de España", que presentó la reclamación.