La Generalitat prohibirá la autocontratación en las entidades deportivas

Vicente Muñoz entra a declarar ante la Guardia Civil. / i. marsilla

La dirección general de Deportes prepara un borrador para que exista la máxima transparencia en la gestión económica de las territoriales

HÉCTOR ESTEBAN

valencia. La Generalitat quiere poner coto a la autocontratación en las entidades y federaciones deportivas de la Comunitat Valenciana. Por eso, el nuevo decreto que prepara el Gobierno autonómico limita esta práctica para evitar una actuación que hoy en día está totalmente permitida en estos órganos. Por ejemplo, si un cargo tiene una tienda de deportes no hay problema para que facture a la federación de la que es miembro.

El caso del presidente de la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana, Vicente Muñoz, que también es miembro de la junta directiva de la Real Federación Española de Fútbol, es el más claro para demostrar como un cargo se beneficia de contratos con su empresa privada, en este caso una agencia de viajes. Muñoz confesó el martes a este periódico que facturaba cerca de 300.000 euros al año con el órgano que dirige Ángel María Villar.

Muñoz reconoció sus negocios con la RFEF, aunque no detalló si también tenía facturas con la Federación Valenciana. Ayer, este periódico se puso en contacto con el tesorero de la territorial autonómica, Cayetano Gomar, que no quiso profundizar en este asunto: «No tengo nada que decir. Mi trabajo lo hago en la Federación Valenciana y de lo demás no se nada».

Para poner coto a la autocontratación, la dirección general de Deportes, que dirige Josep Miquel Moya, ha puesto en marcha un proyecto de decreto para regular las entidades deportivas. En estos momentos se encuentra en fase de alegaciones. De hecho, hoy está prevista una reunión con los presidentes de las distintas federaciones para ir perfilando el texto.

El borrador es claro en el artículo 87.c, que limita las autocontrataciones y regula la conducta de los directivos, que no podrán «contratar, por medio de sus empresas o en nombre de terceros, con la propia entidad deportiva. Esta prohibición afectará a las empresas de sus cónyuges, de personas vinculadas por una relación de convivencia análoga y de sus descendentes o ascendientes».

Cuando entre en vigor el decreto, la empresa de Vicente Muñoz, por ejemplo, no podría prestar servicios a la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana. Ni la de él ni la que pudiera tener su esposa y sus hijos.

Única excepción

«La única posibilidad para que las federaciones pudieran contratar con empresas vinculadas es que sea aprobado por la asamblea de la federación», señaló el director general de Deportes, Josep Miquel Moya. De hecho, esta operación debería ser aprobada por al menos dos tercios de la asamblea, según consta en el borrador.

Las federaciones que gestionan las distintas modalidades deportivas en la Comunitat Valenciana reciben importantes subvenciones de la Generalitat, como se recogen en los presupuestos anuales. En 2017, la cantidad que se reparten de fondos públicos superan los 600.000 euros para programas que incentiven la práctica deportiva.

Por eso el Gobierno valenciano, a través de este nuevo decreto que afectará a las entidades deportivas, quiere que haya la máxima transparencia en la gestión económica, especialmente a la de las subvenciones con dinero público. Además se exigirá que en la página web de cada órgano se cuelgue la información.

La Generalitat quiere controlar al detalle la gestión de unos órganos en las que sus presidentes y muchos de sus cargos directivos acumulan mandatos desde el siglo pasado. De hecho, una de las normativas que va a poner en marcha la Ley del Deporte que se prepara es limitar a tres los mandatos de los presidentes federativos para evitar que se eternicen en el tiempo. Este mandato no tendrá carácter retroactivo, por lo que Muñoz, que es presidente desde 1986, lo podría ser durante doce años más a partir de una futura reelección.

Fotos

Vídeos