Gayà, jugador del Valencia CF: «Con Marcelino somos un equipo»

Con confianza. José Luis Gayà ha olvidado las dos últimas temporadas, donde ha convivido con lesiones y falta de confianza, y se abona a la teoría del 'partido a partido' de Simeone./MANUEL MOLINES
Con confianza. José Luis Gayà ha olvidado las dos últimas temporadas, donde ha convivido con lesiones y falta de confianza, y se abona a la teoría del 'partido a partido' de Simeone. / MANUEL MOLINES

El lateral de Pedreguer valora los cambios en la cúpula del club: «Los jugadores ahora sí que nos sentimos con mucho apoyo, respaldados»

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

José Luis Gayá (Pedreguer, 1995) cumplió el sueño de debutar en el Valencia hace cinco años, cuando Pellegrino le dio la alternativa en un partido de Copa del Rey frente al Llagostera. Un lustro en cualquier equipo no parece tanto, pero en Mestalla da escribir una trilogía. El lateral ha visto pasar desde entonces por el banquillo a Djukic, Pizzi, Nuno, Neville, Prandelli, Ayestarán, Voro y Marcelino y por la presidencia a Llorente, Andreu, Salvo, Layhoon y Anil Murthy. Un bucle que curte a cualquiera.

-¿Si alguien le hubiera dicho en verano que concedería una entrevista en noviembre con el equipo segundo se lo hubiera creído?

-La verdad es que no esperábamos este inicio, todos confiábamos mucho en el trabajo del entrenador y en las ideas que nos daba y firmábamos llegar a estas alturas en la segunda plaza. Estar segundos, sin haber perdido un partido, y habiendo jugado contra equipos casi todos de la parte alta es un orgullo.

-¿Da un poco de vértigo que ahora se hable de Champions y más arriba cuando hace nada luchaban por no descender?

-Tenemos que ir partido a partido. Sabemos que es un tópico pero es la realidad. De momento nos ha ido bien. El míster nos dice que miremos sólo el siguiente partido porque ese es el importante y le hacemos caso. Estamos compitiendo cada partido como si fuera una final, el más importante del año, y eso se ve reflejado en el campo.

-¿Tantas cosas ha cambiado Marcelino en el vestuario?

-Sí que ha cambiado muchas cosas. He tenido bastantes entrenadores, demasiados por el poco tiempo que estoy en el primer equipo, pero Marcelino me ha sorprendido mucho como entrenador. Es un orgullo que me pueda entrenar. Estamos saliendo a cada partido con una idea muy clara, sabemos lo que tenemos que hacer, y somos realmente un equipo. Es un palabra muy importante y este año lo estamos siendo.

-¿Es una leyenda urbana que esté obsesionado por todos los detalles?

-Está en todos los detalles pero es muy cercano con todos los jugadores y eso hace que nos tenga a todos enchufados. Nos ha dado mucha confianza y eso hacía falta. Su labor está siendo impecable y todos creemos mucho en él.

«Que hayan pasado tantos entrenadores no es bueno. Al final lo que el Valencia necesita es estabilidad»

-¿La clave de un entrenador es que transmita disciplina pero a la vez sea cercano a los futbolistas?

-Sí, porque al final las dos cosas son necesarias para llevar a un equipo. Marcelino es muy exigente en el trabajo pero notas que lo hace por el bien de cada jugador y del colectivo. Nos está sacando mucho rendimiento individualmente a todos los jugadores y eso al final es bueno para el equipo. Por eso estamos en la situación en la que estamos.

-Ha hablado antes de los entrenadores que han pasado en estos años. ¿Ha afectado tanto ruido?

-Que pasen demasiadas cosas no es bueno porque todos necesitamos estabilidad. Ahora la tenemos. Es cierto que he llegado al primer equipo hace poco tiempo pero te pones a pensar en todo lo que ha pasado y parece más tiempo. Que hayan pasado tantos entrenadores no es bueno y al final lo que el Valencia necesita es una estabilidad. A día de hoy se están haciendo las cosas bien y hay que seguir por ese camino.

-¿La trayectoria de un futbolista en un club está determinada por la confianza de su entrenador? Imagine, por ejemplo, que Prandelli hubiera continuado más tiempo. No contaba con usted.

-No es algo que he llegado a pensar porque no me gusta mucho mirar al pasado pero es verdad que para mí era una situación difícil. Con 22 años he pasado ya muchas cosas en el fútbol, cosas muy buenas en el primer año donde me salió todo increíble y luego vinieron cosas difíciles. Creo que todo eso me ha hecho ser mejor jugador.

Gayà, jugador del Valencia CF, en la ciudad deportiva de Paterna.
Gayà, jugador del Valencia CF, en la ciudad deportiva de Paterna. / Manuel Molines

-Lo que sí ha cambiado estos años es la presencia de jugadores del Mestalla en el primer equipo.

-Cuando me subieron al primer equipo, en todas las entrevistas repetía que había jugadores que estaban preparados ahí abajo para dar el salto. En la cantera hay mucha calidad y tener jugadores de casa en el primer equipo es importante para el Valencia y la afición, porque se identifican con nosotros. Tener muchos canteranos ahora con nosotros es muy importante.

-¿Ha sido una apuesta o la necesidad económica del club de no poder fichar sin límite?

-Pueden ser las dos cosas pero lo que está claro es que los jugadores que han subido están preparados. El año pasado el Mestalla hizo una gran temporada, rozando el ascenso a Segunda, y la recompensa ha sido esa. Es más, creo que más abajo del filial hay más jugadores que van a optar a seguir ese camino a corto plazo.

-¿Sienten que han vuelto a ilusionar a la afición, más allá de los resultados, desde el trabajo de Marcelino al empuje de la cantera?

-Creo que ha sido por todo, por los resultados pero también por el trabajo. Notamos que ahora la gente cuando sale de Mestalla lo hace orgullosa y se siente identificada con todos los jugadores. Eso es lo que buscamos. Mestalla este año está increíble y me recuerda al primer año de Nuno, que acabamos entrando en Champions y salíamos a los partidos ganando por esos recibimientos que nos hacían. Es un orgullo jugar con un campo así.

«Ahora la gente cuando sale de Mestalla lo hace orgullosa. Eso es lo que buscamos»

-¿Es tan exigente Mestalla como lo pintamos o es un 'mantra'?

-Mestalla es un campo donde si lo das todo y corres como el que más es muy difícil que te silbe. La afición del Valencia es muy exigente, todos lo sabemos, pero que te va a aplaudir en cuanto te vea esforzarte. Al final, no creo que sea tan exigente al extremo como mucha gente dice. Si lo das todo y por ejemplo fallas tres pases la gente tiene que entender que puedes tener un mal día. Lo que la afición no entiende es que no vayas a por una pelota o no corras. Ahí es donde te pueden silbar.

-No hace mucho vivieron noches más amargas, con insultos a las puertas de Paterna.

-Es cierto que esas noches fueron duras, malas, pero lo que la afición al final tiene que entender es que los jugadores nunca queremos perder. Siempre queremos ganar.

-¿Cree que la afición también aprendió de esas imágenes?

-Puede ser que de esas situaciones también hayan aprendido porque al final no es lo mejor para la imagen de la afición del Valencia. Nosotros también lo hicimos.

-¿El de Alcácer es un buen ejemplo de que las cosas en el fútbol no son siempre como uno espera?

-Hay situaciones en las que hay que pensar mucho. Está claro que decidió irse y estoy seguro de que no se arrepiente. Ha vivido en Barcelona muchas cosas importantes y lo que sí que se que hace es trabajar mucho para tener oportunidades.

-¿El objetivo del equipo es la Champions?

-El equipo es ambicioso pero sabemos de donde venimos. Lo único que miramos es el siguiente partido porque, como es lógico, cuantos más partidos ganemos más arriba vamos a estar. Tenemos que mirar metas altas, pero sin perder la perspectiva. El año que el Atlético ganó la Liga, tanto Simeone como sus jugadores hablaban de partido a partido. Hacerlo no supone nada malo, sólo es mantener nuestra filosofía.

El jugador afronta el principio de la liga con confianza.
El jugador afronta el principio de la liga con confianza. / Manuel Molines

-Y está la Copa del Rey.

-Es una competición que tenemos que afrontar casi como si fuera la Liga porque al no jugar en Europa sabemos que es un torneo que siempre ha gustado a la afición y ojalá podamos llegar muy lejos.

-¿Cómo se encuentra en el inicio de temporada?

-Me veo bien, con confianza. Han sido dos años difíciles para mí pero donde he aprendido muchísimo. No han sido fáciles porque al llegar al primer equipo todo me salía perfecto y luego, a raíz de la lesión de pubis todo cambió. Con Marcelino, la confianza es plena, y me veo bien, fuerte y con ganas de seguir creciendo como futbolista.

-¿No da rabia que la gente dude de ustedes en los momentos malos?

-No puedo decir que de rabia, lo único que hago es estar tranquilo conmigo mismo porque siempre que he salido a un campo he dado todo.

-¿El debate sobre los colores de la camiseta es un reflejo del desquiciamiento actual en España?

-Es verdad que saltamos por cualquier tontería pero soy una persona que suelo estar al margen de todo eso. Vivo tranquilo. A mi me encantaría ponerme la camiseta de España, me da igual el color del rombo.

-Vuelve a hablarse del aspecto social desde el duro editorial de Meriton. ¿Les afecta?

-Los jugadores lo que tenemos que hacer es estar centrados en jugar al fútbol, que es nuestra profesión, y no pensar en otras cosas.Mientras sigamos ganando partidos de los otros temas se va a hablar poco.

-¿El club ha mejorado este año?

-Pienso que sí que está dando pasos. Los jugadores ahora sí que nos sentimos con mucho apoyo, respaldados. Creo que la figura de Mateo Alemany ha sido importante y han sabido elegir al entrenador. Esa estabilidad que ha faltado los últimos años ahora sí que existe y desde fuera creo que ya se ve otra imagen del Valencia.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos