Fútbol

Vicente Muñoz: «Facturaba unos 300.000 euros al año con mi agencia a la Federación»

Vicente Muñoz, en el momento entrar al volante de su vehículo en las dependencias de la Guardia Civil.
Vicente Muñoz, en el momento entrar al volante de su vehículo en las dependencias de la Guardia Civil. / Irene Marsilla

El presidente de la Valenciana y hombre fuerte de Villar, Vicente Muñoz, confirma que organizó viajes de equipos y árbitros

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

Vicente Muñoz lleva media vida como presidente de la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana (FFCV). En concreto desde 1986, dos años antes de que Ángel María Villar accediera a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Muñoz siempre ha sido un hombre de Villar, uno de los pilares territoriales del presidente de la RFEF. Ayer por la tarde declaró durante tres horas y media en la comandancia de Patraix.

Por la mañana, mientras la Unidad Central de Operaciones (UCO) de la Guardia Civil registraba las oficinas de la Federación Valenciana, Muñoz atendía por teléfono a LAS PROVINCIAS para relatar su versión de los hechos, confirmar al detalle la operación y apuntar qué información buscaba la Guardia Civil. A las 13:24 horas atendió la llamada de este periódico. No rehuyó ninguna pregunta durante la conversación y fue claro a la hora de dar los detalles sobre la operación. «Sí, la Guardia Civil ha estado en la sede de la Federación. Han pedido información sobre mis nóminas y sobre los contratos relacionados con mi negocio particular», señaló Muñoz, visiblemente afectado por un registro que le ha pillado con el pie cambiado.

El presidente de la Federación Valenciana no estaba en la sede en el momento del registro. Los agentes, además de entrar a las oficinas de Barón de Cárcer donde se gestiona la actividad del fútbol valenciano, también se desplazaron a una agencia de viajes de Catarroja, que es el negocio particular de Muñoz y uno de los puntos calientes para determinar si el presidente de la Valenciana ha cometido algún tipo de irregularidad en su gestión al frente del fútbol territorial.

Muñoz no tuvo ningún reparo en reconocer a LAS PROVINCIAS vía telefónica que con su empresa facturaba a la Federación de fútbol. La agencia de viajes del presidente valenciano trabajó para el máximo organismo, que dirige Ángel María Villar, un presidente que ganó las últimas elecciones sin un voto en contra gracias al importante apoyo de las territoriales.

«Yo, a través de mi empresa, organizaba viajes para la Federación. Podía facturar unos 300.000 euros al año pero el beneficio que me quedaba no era muy grande, de unos 35.000 euros», reconoció Muñoz en un arranque de sinceridad.

La agencia de viajes del presidente de la Federación comenzó a organizar los viajes y las estancias de varios eventos y programas relacionados con el fútbol español. Muñoz lo reconoció abiertamente y matizó que todo estaba dentro de los precios de mercado: «Nunca he facturado con sobreprecio. Todo lo que se ha hecho ha sido ajustado al mercado».

Al mismo tiempo, justificó su acción por los duros momentos económicos que atravesaban negocios como el suyo en la época de crisis. «Mi empresa es muy pequeña, sólo tengo cinco trabajadores. Imagina, esos viajes, esas facturas me servían para no echar el cierre. Muchas agencias tuvieron que bajar la persiana. Era una ayuda al negocio», señaló ayer Muñoz.

Al ser cuestionado si esa facturación a su empresa no era incompatible con ser el presidente de la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana, Vicente Muñoz reconoció sus dudas: «Pues puede ser, muchas veces lo pensé pero...».

Vicente Muñoz está imputado, «no detenido», en la operación que se sigue contra Ángel María Villar, su hijo Gorka y otros dos directivos en la que se investiga el enriquecimiento ilícito de la cúpula de la institución con el cobro de millonarias comisiones ilícitas por la organización de partidos amistosos de la selección española. En 'operación Soule' se investigan los delitos de corrupción entre particulares, falsedad, administración desleal y apropiación indebida.

El presidente de la territorial valenciana, uno de los más longevos en el órgano de dirección del fútbol español, está considerado como uno de los hombres fuertes de Villar. La investigación de la Guardia Civil trata de esclarecer los presuntos tratos de favor de Villar hacia Muñoz a cambio de su apoyo incondicional elección tras elección.

Muñoz no tuvo problemas en confesar ayer que a través de su agencia organizó viajes y estancias de equipos, selecciones y árbitros. De hecho, en los últimos años las pruebas físicas de todos los colegiados de Primera y de Segunda División se han realizado en l'Alcúdia. Los árbitros permanecieron este año durante varios días en el municipio valenciano.

Vuelos a Mallorca

El presidente de la territorial también reconoció a este periódico que su agencia de viajes organizó varias de las expediciones y eventos de las selecciones autonómicas de fútbol. De la misma manera, un acto de la selección sub-21 que tuvo lugar en la Comunitat Valenciana. «También me encargo de los vuelos de equipos de fútbol sala a Mallorca», apuntó Muñoz.

«Antes trabajábamos con otra agencia. Pero bueno, en realidad nosotros facturábamos unos 300.000 euros al año, de lo que se nos quedaba un beneficio de 35.000 euros más o menos. Poco dinero. Era una ayuda al negocio. Antes lo hacía otra agencia de viajes y después empecé a hacerlo con la mía», insistió Muñoz, que apuntó que estaba tranquilo con la investigación porque todos los precios se ajustaban a mercado «y no hay nada ilegal».

Vicente Muñoz es un hombre eterno en la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana. Nada se decidía en las oficinas de Barón de Cárcer sin su consentimiento. Fue reelegido presidente por aclamación en 2014 y encadenó de esta manera un mandato que dura desde 1986. Ángel María Villar encontró en él un bastión en la Comunitat Valenciana.

Fotos

Vídeos