Fútbol | Selección

Silva, el mago que mejora a Costa

Silva celebra su gol a Colombia. /EFE
Silva celebra su gol a Colombia. / EFE

El mediapunta canario, máximo anotador con Lopetegui, optimiza el rendimiento del ariete, indiscutible tras olvidar la sequía de la era Del Bosque

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENSkopje

David Silva y Diego Costa, dos de los futbolistas más cotizados estos años en la Premier League, son la referencia ofensiva de la selección desde la llegada de Julen Lopetegui al cargo el pasado mes de agosto. El vasco, en apenas nueve partidos en once meses, ha conseguido con ellos como principales referencias que el equipo finalice la superioridad que tiene normalmente en la posesión de balón.

Con ellos, y el buen rendimiento de futbolistas como Vitolo o Morata cuando sale del banquilo, España camina primera de grupo hacia Rusia 2018 (cuatro triunfos y un empate, 19 goles a favor y dos encajados). Silva siempre ha tenido un rendimiento goleador superior en La Roja a lo que acostumbra en sus clubes (Eibar, Celta, Valencia y Manchester City), pero desde con su tercer técnico (Luis Aragonés le hizo debutar y Del Bosque le mantuvo como un fijo) sus cifras se han disparado. «Tengo la percepción de que todo va en muy buena dirección. Se están haciendo las cosas muy bien, como se ve en el terreno de juego. Ojalá siga así. Hemos tenido mucho fruto con la Eurocopa, el Mundial y la Eurocopa. Hicimos gran juego para ganar el Mundial y las Eurocopas, ahora están viniendo jugadores muy buenos y el nivel sigue estando muy alto. Estoy muy agusto, se nota en el campo y espero que siga así mucho tiempo. Al llevar tantos años y partidos si no he estado a buen nivel no estaría aquí. Me han ido muy bien las cosas, estoy teniendo la confianza del mister y estoy muy a gusto. Se nota en el campo y espero que siga así», confiesa.

El canario, que en Murcia sumó 112 internacionalidades, suma más goles que nadie pese a que Lopetegui sabe de su tendencia de jugar hacia adentro: siete en nueve partidos (dos a Bélgica, dos a Liechtenstein, uno a Israel, otro a Francia y el anotado a Colombia) para alcanzar 31 goles y situarse como cuarto anotador histórico, sólo superado por los mejores goleadores de la historia de la selección como son David Villa (59), Raúl González (44) y Fernando Torres (38). «Ojalá siga metiendo goles. Será la mejor manera para alcanzar la victoria. Llevar esos goles me ilusiona. Tal vez debería ser más egoísta, seguramente metería más goles, pero es que juego así».

Al 'mago', como le llaman sus compañeros, le ha ayudado ser designado el especialista del equipo en los penaltis, sin fallo por el momento pese a que le ha tocado hacerlo a domicilio en campos como Bruselas o París. «Siempre me he sentido protagonista y por eso llevo tantos partidos en 10 años (debutó en 2006 ante Rumanía). Cuando estas en el campo al final tomas decisiones y estos últimos partidos la he tomado, los compañeros están de acuerdo y ha salido bien gracias a Dios. Eso se habla dentro del vestuario y luego hay varios designados y el que lance sporque tenga más confianza se respeta. Así ha sido en el paso», dijo en rueda de prensa mientras Busquets y Lopetegui bromeaban al escuchar que lo lanzaba el primero que pasaba por allí (caso de Ramos ante Croacia).

Y es que es uno de los centenarios de la selección, un «superviviente muy vivo» de los que lograron el histórico triplete (junto a Ramos y Reina). «Siempre se puede mejorar. No es la primera vez que me dicen que debo ser un líder. Al ser más veterano tendré que ayudar a los jóvenes en lo que pueda, pero ya tienen unas cualidades increíbles y habrá que meterles ganas como siempre», recuerda.

Lopetegui explica que en ese tridente ofensivo de su sistema, Silva «alterna un poco la posición de dentro y de fuera. Tiene la capacidad de jugar por dentro porque es un chico comprometido con el trabajo sin balón. A pesar de la experiencia que tiene está creciendo en ese aspecto», considera.

Costa, libre y «poco enfadado»

No sólo eso, su importancia anotadora parece haber liberado a Diego Costa, que ha mejorado su juego y también su rendimiento anotador. Pese a que Vicente del Bosque le hizo debutar en 2014 sólo fue capaz de marcar en Luxemburgo, el 12 de octubre de 2014, al punto de que el salmantino terminó dejándole fuera de la Eurocopa para apostar por Álvaro Morata y Aritz Aduriz.

En esta nueva etapa el aún jugador del Chelsea, que el miércoles anunció que Conte no cuenta con él pese a que había sido reservado y no debería haber comparecido ante los medios, empezó de suplente ante Bélgica pero ha convencido a Lopetegui con su trabajo y acierto: cuatro goles, tres de ellos de cabeza para completar unas cifras totales con La Roja de 15 partidos y 5 goles. «Ya me acostumbro a la manera de jugar aquí. El míster apostó por mí, mis compañeros nunca me dejaron y siempre me apoyaron. Un delantero necesita goles, creo que ahora estoy participando más en el juego y sabía que los goles iban a llegar. Ahora las cosas en España me están saliendo bien», dijo después de que Lopetegui hubiese bromeado sobre la actitud que desea de Costa, que a veces tiene algún comportamiento demasiado pasional. «Los jugadores tienen sus propias características, no podemos pretender cambiarlos. El jamón viene con hueso. Por eso, queremos a Diego un poco enfadado. No mucho, pero un poco sí», bromeó el seleccionador antes del duelo en Gijón.

Fotos

Vídeos