Amistoso

Un entrenamiento descafeinado

Imagen del entrenamiento previo al partido en el Wanda Metropolitano. /EFE
Imagen del entrenamiento previo al partido en el Wanda Metropolitano. / EFE

Sólo 13.000 espectadores presenciaron la sesión previa de la selección española antes de su cita ante Argentina

JAVIER VARELAMadrid

Lo que se presentaba como locura por la selección de Julen Lopetegui terminó siendo ilusión, pero controlada. Madrid y el Metropolitano empezaron a disfrutar este lunes de la visita de la selección con el entrenamiento previo al partido ante Argentina en una jornada en la que los hinchas de ‘La Roja’ pudieron ver a sus estrellas. Aunque se había previsto que cerca de 40.000 espectadores acudieran al estadio rojiblanco para seguir en directo la sesión previa de España, la Federación Española de Fútbol (FEF) confirmó que sólo repartió 20.000 invitaciones, y sólo 13.000 seguidores asistieron a un entrenamiento en el que hubo aplausos para todos y algún que otro pito para Gerard Piqué.

El central del Barcelona fue pitado en varias ocasiones, aunque no de forma mayoritaria, e incluso en algún momento recibió el cariño de la gente. En un ejercicio en el que los jugadores ensayaron las entradas por las bandas con centros al área, cuando le tocó el turno de rematar a Piqué, acabara el balón dentro de la portería o fuera, el azulgrana fue silbado. Los que sí se llevaron los aplausos fueron los jugadores del Atlético de Madrid, Koke, Diego Costa y Saúl, que juegan en casa. También fueron coreados los jugadores del Real Madrid, Dani Carvajal, Nacho, Isco, Asensio y Lucas Vázquez, así como Sergio Ramos, que tras ser padre el domingo de su tercer hijo entrenó con normalidad con el resto de compañeros. Pero si hubo un futbolista de la selección española que recibió muchos aplausos fue David De Gea, ya sea por su pasado rojiblanco o por estar en la órbita del Real Madrid para la próxima campaña.

La sesión, como es habitual en la era Lopetegui, se desarrolló sin que diera ninguna pista del equipo que puede presentar ante Argentina, en el que Diego Costa y Marco Asensio pueden ser las novedades. El seleccionador español organizó una sesión de una hora con carrera continua, trabajo con el balón, lanzamientos a puerta y un partidillo final en el que fue rotando los equipos y que hicieron las delicias de los aficionados que celebraban los goles, dejaban gritos de admiración con algún regate y despidieron a los internacionales con una sonora ovación. Los jugadores quisieron agradecer el apoyo firmando autógrafos y haciéndose fotos con algunos de los aficionados que acudieron al Metropolitano.

Más información

No era más que el aperitivo a lo que se espera este martes en el partido, para el que se han agotado las 67.700 localidades que salieron a la venta. Además de la gran mayoría española, muchos aficionados argentinos residentes en España no faltarán a su cita en las gradas del Metropolitano, que ya tomaba color en la zona exterior con la fan zone en la que miles de personas participaron de las actividades y se fotografiaron con las Copas conquistadas por el combinado nacional.

Fotos

Vídeos