Las Provincias

fútbol

España llega al Europeo con lo justo

Mayoral, ante Austria.
Mayoral, ante Austria. / Efe
  • La 'Rojita' empató a cero frente a Austria en Albacete y pasó por la mejor diferencia de goles

  • El combinado de Celades logra el billete para la fase final del Europeo dos años después de fracasar ante Serbia y quedarse sin Juegos Olímpicos

La selección española sub'21 se redimió en Albacete de lo ocurrido hace dos años en la 'Tacita de Plata' de Cádiz, donde Serbia le dejó sin fase final del Europeo y sin Juegos Olímpicos, y selló su billete para poder luchar por el torneo continental el año próximo en Polonia. Más práctico y sólido que ofensivo y brillante, el combinado de Albert Celades hizo valer ante los correosos austriacos el valor doble en caso de empate del gol de penalti logrado por Deulofeu en el primer asalto. España vivió en el alambre hasta el final porque le faltó contundencia, ambición y pegada, pero cumplió el reto y competirá contra las diez mejores del Viejo Continente.

En este tipo de eliminatorias, las igualadas cosechadas en la ida, incluso con goles, suelen resultar peligrosas. Al equipo local, favorito en todos los aspectos, le generan dudas. No sabe si atacar y sellar la clasificación cuanto antes o si estar más pendiente de vigilar su portería porque el empate a nada le sirve para cumplir el objetivo. Y el oponente, en cambio, actúa con más osadía porque asume que necesita marcar para tener opciones de éxito.

España, ciertamente, jugó con enormes precauciones en el Carlos Belmonte. Con respecto al choque jugado la semana pasada en Austria, el técnico Albert Celades realizó sólo dos cambios, pero bastante significativos. Apostó por Mikel Merino, clave en el ascenso el curso pasado de Osasuna, y relegó al madridista Marco Asensio, que acabó tocado el primer partido. El pamplonés, que tiene a Busquets y Bruno Soriano como referentes en su posición, es un jugador mucho más de equilibrio que el mallorquín, pero en el Borussia Dortmund sólo ha jugado 90 minutos este curso. Su entrada el once hizo que Saúl Ñíguez jugase con más libertad para poder llegar. Y en punta entró Borja Mayoral, que sólo ha actuado en 37 minutos con el Wolfsburgo, en lugar del 'león' Iñaki Williams.

Merino en lugar de Asensio

Controló bien atrás la situación España en el primer acto, pero nunca inquietó a los austriacos, más abiertos y decididos que en su estadio. Se notaba que la presencia de tres jugadores que ya han debutado con la absoluta le daban más jerarquía. Practican un fútbol simple, pero no se complican la vida y saben bien a lo que juegan. Poco claro lo tenía la timorata España, que no pudo romper ni por fuera, ni tampoco por dentro, donde Óliver Torres apenas intervino. No generaron ocasiones los pupilos de Celades pero se quejaron, y con razón, de un penalti escamoteado por clara mano de Mwene.

Se esperaba más de jugadores como Saúl, Denis Suárez y, sobre todo, Óliver Torres. Quizá sienten que 'La Rojita' ya se les queda pequeña. Tampoco Deulofeu, autor del gol de penalti en la ida, estuvo participativo al principio. Se estrenaba como jugador español con más internacionalidades (32), una más que Muniain, y máximo artillero nacional en la historia de la categoría (16). La primera gran aparición del extremo del Everton se produjo a media hora del final. Fue un gran gambeteo dentro del área del catalán, tras combinar con Denis. Lo hizo todo bien, pero su disparo lo desvió Bachmann. Fue la parada de la noche, minutos después de una de Kepa a tiro lejano del lateral Sallahi.

El duelo se abrió algo más tras la reanudación. La tuvo también Borja Mayoral, tras una gran pared con Jonny, pero lanzó fuera con toda la porería por delante. Celades se llevó las manos al rostro porque no llegaba el gol que diera más tranquilidad a sus chavales, ya con Asensio en el terreno. A diez minutos del final, la segunda amarilla a Schöpf, por soltarle el brazo a Merino, dejó en inferioridad a los centroeuropeos. Aun así, España vivió con nervios hasta el final. Y más tras fallar Deulofeu otro gol cantado.