Real Madrid

El primer pulso de Zidane en dos años

Zinedine Zidane./Efe
Zinedine Zidane. / Efe

El técnico blanco asume el fichaje de Kepa, pero tras reunirse con Florentino insiste: «No quiero salidas»

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Cuando este jueves cumple dos años como entrenador del Real Madrid y atraviesa uno de sus momentos más delicados en el banquillo, Zinedine Zidane ha echado su primer pulso a Florentino Pérez por el deseo del presidente de fichar ya a Kepa Arrizabalaga, lo que conllevaría la marcha de Kiko Casilla en este mercado invernal durante el cual el club blanco pagará los 20 millones de euros de cláusula del portero del Athletic. El técnico francés del Real Madrid desveló este miércoles las discrepancias que tuvo el día anterior con Florentino Pérez en una reunión en la que «se habló de todo, y también de, entre comillas, los eventuales refuerzos». «Yo no te voy a decir la discusión que tuvimos, pero sí que a día de hoy no va a haber fichajes, aunque luego puede pasar de todo hasta el día 31. Puede que venga alguien, pero lo que yo no quiero es que salga ningún jugador de esta plantilla», proclamó Zidane, quien no considera necesario ahora un nuevo guardameta para competir con Keylor Navas y no quiere que se marche Casilla.

«Un entrenador al inicio de temporada monta su plantilla, yo estoy contento con ella y voy a pelear con los jugadores y ellos conmigo hasta el final», aseguró Zidane, que deberá asumir la contratación de Kepa (23 años), proyecto de presente y futuro, ya que así lo ha decidido Florentino Pérez, aunque el entrenador galo no puede negar que le molestará que algún futbolista del equipo tenga que abandonar la entidad en el presente mes de enero. A Zidane se le requirió en varias ocasiones su opinión sobre el todavía portero del Athletic y se le preguntó directamente si el Real Madrid fichará a Kepa en este segundo período de contrataciones, pero, lógicamente, no pudo confirmar la llegada del actual segundo guardameta de la selección española.

«No me gusta hablar de jugadores que no son míos. Kepa, con todos mis respetos, no es jugador del Real Madrid. Yo pienso en mis jugadores y en mis porteros», zanjó el entrenador del campeón de Europa. Sin embargo, volvió a abrir la puerta al joven cancerbero vizcaíno, que este miércoles ni siquiera saltó al césped de Lezama a entrenarse con el Athletic y ya espera con ansiedad que, aparte de recuperarse de su lesión, el Madrid abone su cláusula en la sede de LaLiga. «Tenemos la posibilidad de fichar hasta el 31 y todo puede ocurrir. Es verdad que puede pasar de todo, pero yo he creado esta plantilla, asumo lo que he hecho, y no echaré la culpa a lo que sea si no van bien las cosas», prometió el preparador francés que, la víspera de volver a la única competición que se le resiste (la Copa), también tuvo que lidiar con la polémica generada por la lesión muscular sufrida por Benzema durante el clásico del 23 de diciembre, aunque las pruebas no se le realizaron hasta una semana después.

La polémica lesión de Benzema

Zidane desmintió que el delantero francés se rompiese antes de que el Real Madrid se enfrentase al Barça o durante las vacaciones de Navidad y, aunque el técnico tuvo algún momento de nerviosismo y confusión para ofrecer explicaciones, reiteró que «después del partido (contra el líder) se resintió de algo, sin saber exactamente de qué». «Se hizo, no sé si una resonancia o una ecografía -apuntó Zidane-, para saber exactamente lo que tenía -una lesión en el bíceps femoral de la pierna derecha-», según el escueto parte médico emitido por el Real Madrid el 30 de septiembre, sin anunciar, como es norma, el tiempo estimado de baja, aunque el discutido delantero deberá estar alejado de los terrenos de juego cerca de un mes.

«Es mentira que antes del clásico Karim estuviese lesionado. Yo me fío de lo que me dice siempre el jugador. Se resintió de algo durante el partido y yo me enteré de la lesión después del clásico, cuando se le hizo la resonancia (el día 30). Estaba lesionado cuando se fue de vacaciones», insistió. «Yo me fío de mi jugador, y nada más. Es un disgusto ver a un jugador lesionarse», reconoció el técnico que siempre ha defendido con ahínco a su compatriota y también quiso rebelarse ante las críticas lanzadas ahora contra el Real Madrid tras el 0-3 frente al eterno rival que ha dejado al equipo a 14 puntos del Barcelona aun con un encuentro menos. «La gente puede hablar y opinar, como siempre, pero estamos vivos en las tres competiciones y vamos a pelear hasta mayo en todo». garantizó. «Nosotros tenemos ilusión y yo tengo fe en mi plantilla. La derrota en el clásico duele, pero el Madrid nunca se rinde y nosotros no nos vamos a rendir. Al final se verá si hay cambio, si hay cosas que tienen que cambiar. Al final de temporada seguro que habrá discusiones», aventuró.

Fotos

Vídeos