Un nuevo gesto noble de Mata

Mata levanta los brazos ante la protesta de Martins Indi para indicarle al árbitro que su caída en el área no era penalti. /
Mata levanta los brazos ante la protesta de Martins Indi para indicarle al árbitro que su caída en el área no era penalti.

El futbolista español advirtió al árbitro de que no había penalti tras caer en el área rival

Pedro M. Campos Dubón
PEDRO M. CAMPOS DUBÓNValencia

Juan Mata es un hombre bueno. Huye de ser un buen hombre. Porque no es lo mismo. El exfutbolista del Valencia es generoso, honesto y comprometido con causas nobles. En cambio, esquiva presentarse como dócil o que busque dar lástima. No son pocas las muestras de ello, pero con el internacional nunca hay una última vez. La penúltima ocurrió en el partido que enfrentaba al Manchester United, su equipo, frente el Stoke. En el minuto 34 el español disputaba un balón con el defensa Martins Indi y cayó dentro del área. Ante la duda del árbitro de si existía penalti, el exvalencianista se levantó rápidamente para indicarle con la mano que no había pasado nada. El fútbol inglés, que tiene inoculado estas muestras de deportividad -en España ocurre todo lo contrario, aquí se jalea al más pillo-, ha aplaudido el gesto. El equipo rival, que finalmente perdió en Old Trafford (3-0), quiso agradecer a Mata su acción en su cuenta de Twitter: «Mata cae dentro del área. La afición ve que se ha tirado. Señalan saque de puerta y las repeticiones le muestran levantándose y diciendo que se ha resbalado. Fair play del español».

Los futbolistas son ídolos de los más pequeños. Es comun ver los aeropuertos o los hoteles atestados de jóvenes seguidores a la espera de una firma o, al menos, un saludo. Pocas veces Cristiano o Messi se paran para alegrar la vida de un aficionado. Mata tiene el bolsillo más pequeño pero el corazón más grande. Es habitual que se acerque a niños con alguna discapacidad para saludarles o firmarles un autógrafo. Tras un partido contra el Norwich City, en el que el jugador anotó el único tanto, el burgalés se desplazó a uno de los fondos del campo para fotografiarse junto a un niño con discapacidad que llevaba su camiseta. Agarró la cara del pequeño con un gesto de cariño para después girar su silla de ruedas y que pudiera ver cómo aplaudía el estadio. Y recientemente también se bajó del autobús para hacer lo mismo con otro pequeño.Ha sabido ganarse a compañeros. Ha estado al lado de jugadores que lo estaban pasando mal. En el Chelsea coincidió con Fernando Torres. El delantero centro llevaba cinco meses sin marcar y en un penalti a favor del conjunto de Londres, el exvalencianista le ofreció la posibilidad de tirarlo para acabar con la mala racha. El hoy atlético lo rechazó. «Le pregunté si quería tirarlo (el penalti) porque había sido él quien lo había provocado. Pero me dijo: ‘No soy el primer lanzador’. A él le hicieron el penalti y yo se lo ofrecí, nada más. El entrenador dijo quiénes eran los lanzadores y eso fue todo», declaró en su día Juan Mata.

Es un tipo diferente. Y el ejemplo definitivo es el proyecto ‘Common goal, que ha impulsado junto a streetfootballworld, para que los profesionales del fútbol donen el 1% de su salario a fines solidarios. Le rondaba la cabeza y se lanzó: «Alguien tenía que empezar», indicó el futbolista, que daba las razones de ponerlo en marcha: «Lo que cobro es una burrada, hay futbolistas que se creen estrellas del rock». Todo empezó tras un viaje del español a la India, comprobó cómo vivían los jóvenes y pensó cómo mejorar su vida a través del fútbol. «Ningún niño debería vivir en esas condiciones, me vine un poco abajo al verlo. Una de las cosas que he aprendido del fútbol es que necesitas jugar en equipo para lograr tus sueños», decía Mata en una entrevista.

‘The Guardian’ le escogió como jugador del año 2017 por su liderazgo, por haber formado un equipo implicado en mejorar la vida de las personas. Hay siete futbolistas españoles en la lista. Cuatro hombres (el propio Mata, Bruno Saltor, Borja Lasso y Alberto Prada) y tres mujeres: Vero Boquete, Irene Paredes y Olga García. En ‘Common goal’ han entrado hombres importantes, como Mats Hummels y Giorgio Chiellini, que ha hecho que otros profesionales fueran apuntándose a un ritmo que sorprendía a Mata. El proyecto solidario es ahora una lluvia de cromos con ganas de más.Mata no es un deportista más. Es especial. Es respetado. Es querido. Es admirado. Es un hombre bueno.

Fotos

Vídeos