Mundial 2018

Rusia 2018

Un espejo en el que puede mirarse Hierro

Esteban Becker, durante un partido. /EB
Esteban Becker, durante un partido. / EB

El argentino Esteban Becker cogió a Guinea Ecuatorial 12 días antes de la Copa de África 2015, terminó quedando tercero. Ahora confía en que el español repita su éxito

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Fernando Hierro tiene un espejo en el que mirarse para afrontar el Mundial de Rusia: Esteban Becker. Este entrenador argentino y exseleccionador de Guinea Ecuatorial sabe lo que es coger una selección días antes del comienzo de una gran competición. Le pasó en la Copa África de 2015, cuando Guinea decidió destituir a Andoni Goikoetxea a 12 días para el comienzo de la cita africana. Becker, contra todo pronóstico, consiguió la proeza de llegar a semifinales del torneo. «Yo sólo tuve doce entrenamientos y también tuve que elegir a los jugadores, a diferencia de Fernando Hierro, que sólo tiene dos días y el equipo ya está hecho», confiesa.

Si Fernando Hierro asumió el cargo de seleccionador de España desde la secretaría técnica de La Roja, Esteban Becker dejó el equipo femenino (fue campeón de África) para dirigir al masculino. «Hierro tiene un plantel extraordinario y lo que tiene que hacer es mantener el camino de la normalidad y hacer pequeños retoques», con respecto a lo que ha heredado de Julen Lopetegui. «Hierro parte con la ventaja de que conoce a todos los futbolistas y es muy querido por dos peses pesados de la plantilla como son Sergio Ramos y Gerard Piqué, le adoran», desvela Becker que tiene claro que «el hecho de haber sido capitán de la selección, del Real Madrid, de haber ganado todo y de haber disputado Mundiales» será una ayuda para el nuevo seleccionador español en este reto que tiene por delante.

Dirigir a la selección española en el Mundial es «un regalo» para Fernando Hierro. «Es como cuando te dan un bombón de chocolate en el último momento», añade el técnico argentino. Pero sí aconseja al seleccionador español que «no haga cambios porque este grupo ha hecho una clasificación sobresaliente con el trabajo de Lopetegui». Además, hace un paralelismo con lo que sucedió en La Roja cuando llegó Vicente Del Bosque tras el éxito en la Eurocopa de 2008 con Luis Aragonés al frente. «Hizo los cambios de forma paulatina, pero ahora los 23 son los que son y el equipo está armado y sólo queda saber si apostará por el 4-1-4-1 de Julen Lopetegui, con una superpoblación en el centro del campo, o cambiará el sistema». Becker cree que la columna vertebral de España está perfectamente armada con «Ramos, Piqué y Busquets», y que las pequeñas variaciones que puede hacer Hierro son «si apuesta por Saúl en lugar de Iniesta o Koke por Thiago» en el centro del campo. Y deja abierta la posición del 9, porque dependerá de si a Hierro «le gusta Diego Costa».

Fotos

Vídeos