Fútbol

Manuel Llorente aspirará a presidir la Federación Española si se convocan elecciones

Llorente, en la sede del Valencia. / jesús signes
Llorente, en la sede del Valencia. / jesús signes

«Me considero una persona de consenso», afirma el expresidente del Valencia, que se postula a la espera de lo que ocurra en Madrid

J. CARLOS VALLDECABRES

valencia. Manuel Llorente (25-1-1952) estuvo cuatro años como presidente profesional del Valencia (2009-2013) y diez como ejecutivo de la entidad, y ahora, cuatro años después de su salida del club de Mestalla, ha decidido lanzarse a la carrera para presidir la Federación Española de Fútbol, organismo que vive cierto desconcierto por todo lo ocurrido en el caso protagonizado por Ángel María Villar. La intención de Llorente es dar el paso definitivo pero para ello debe cumplir una única condición: se deben convocar elecciones, cuestión que a día de hoy no está ni mucho menos claro.

«Desde luego, si continúa Larrea y si Rubiales presenta una moción de censura yo no haría nada», confesaba ayer el exdirigente, persona que en su momento estuvo de alguna manera bastante vinculada a Villar. Como presidente del Valencia, Llorente ocupó el cargo de directivo de la Federación, rol que posteriormente continuó pese a dejar de trabajar para la entidad valencianista. Es precisamente esa vinculación con el anterior presidente de la Federación le hace argumentar su posición actual. «No puedo hacer una moción contra una directiva en la que estuve durante muchos años. En ese sentido la ética y la moral son cuestiones que deben prevalecer», afirma con rotundidad.

Rubiales, en cambio, lo tiene bastante claro. Su salto de la AFE a la Federación es un hecho que no entiende de situaciones, ya sea por elecciones o moción de censura. La lucha contra Larrea -actual presidente- está planteada. Y el tercer actor que surge en esa pugna es Llorente, que dice ser «un hombre de consenso» pero que tiene muy claro que ni mucho menos se le podría considerar como un hombre que representa la continuidad con los recientes dirigentes. «Yo tengo mis propias ideas. Lógicamente, lo normal sería que las cosas buenas que tiene la Federación se mantuvieran y las menos buenas cambiarlas».

No es la primera vez que se vincula a Llorente con un cargo en Madrid. En la anterior ocasión, el exdirigente movió pieza para ver si podía acceder al sillón de la Liga de Fútbol Profesional pero tras una conversación con Javier Tebas, al final decidió apartarse y evitar una confrontación que tendría perdida de antemano.

Ahora, el expresidente valencianista dice tener el apoyo de un reducido grupo de personas con las que está trabajando los posibles escenarios que se pueden dar, y niega que en esa congregación esté Pedro Cortés, con quien guarda una estrecha amistad y que actualmente es delegado federativo. «Es verdad que ha venido gente a proponérmelo, pero no me he lanzado a hablar con nadie a la espera de ver lo que va a pasar finalmente. Desde luego, no lo dudaré si se procede a hacer unas elecciones libres. Creo que tendría opciones».

Fotos

Vídeos