Prisión para los jugadores de la Arandina acusados de violar a una menor

Atlas

El club echa a los tres futbolistas ante la «gravedad de las imputaciones judiciales»

SUSANA GUTIÉRREZ

Prisión provisional, sin fianza y comunicada. La magistrada del Juzgado de Instrucción número 1 de Aranda de Duero decretó este miércoles el ingreso en prisión de los tres jugadores de la Arandina C.F que han sido denunciados por una menor, de 15 años, quien les acusa de una presunta agresión sexual. Tras más de cuatro horas en las dependencias del juzgado, pasadas las 17:30 horas, Victor Rodríguez Ramos 'Viti', Carlos Cuadrado Santos 'Lucho' y Raúl Calvo Hernández, salían en un furgón policial con destino a la prisión de Burgos. Prestaron declaración, durante varias horas, ante la jueza, asistidos por la letrada de oficio que se les adjudicó el pasado lunes cuando se procedió a su detención. Previamente, la menor, acompañada por sus padres, había ratificado, ante la magistrada, los hechos denunciados el lunes en la Comisaría de Policía Nacional de Aranda.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Aranda de Duero ha dictado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de los tres detenidos

En los mismos, según fuentes cercanas a la investigación, detalló haber sido forzada por los futbolistas a mantener relaciones sexuales en el piso que comparten los tres chicos en la calle San Francisco, tras haberse citado allí con uno de ellos. En su testimonio habría hablado también de algunos episodios de violencia. Según fuentes cercanas a la víctima, el testimonio de la menor se acompañó en el juzgado de un informe forense que apoyaría la versión. Por su parte, los tres jugadores han negado, durante todo el proceso, haber forzado a la menor. Tras escuchar a las partes, la fiscal del caso solicitó prisión provisional para los tres investigados, petición que fue confirmada por el auto de la jueza. Una resolución sobre la que cabe recurso en el plazo de tres días y que será recurrida por parte de los denunciados para intentar salir de prisión.

Antes de pasar a disposición judicial, en las diligencias previas instruidas por la Policía Nacional también se tomó declaración a algunos testigos, entre ellos, un compañero de equipo de los tres detenidos y algunas personas más que intentaron exculpar a los tres jugadores. La investigación policial se complementa con las pruebas que se incautaron tras las más de cuatro horas de registro del piso que compartían los tres jugadores y la búsqueda de las imágenes que presuntamente grabaron de los hechos denunciados.

Los tres jugadores se podrían enfrentar a penas de hasta doce años de prisión. Un hecho determinante será la edad de la presunta víctima. Tal y como señala el artículo 183 del Código Penal, «el que realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años será castigado como responsable de abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis años». Unas penas que aumentan si se ha empleado violencia o intimidación, como se detalla en los hechos denunciados.

Sin clase desde el lunes

La joven, estudiante de 3º de la ESO en un colegio concertado de la ciudad, acudía desde hacía tiempo a terapia a Madrid una vez por semana. Fue allí donde confesó a su especialista, durante una de las sesiones, que tres jóvenes la habían invitado a su piso para mantener relaciones sexuales y al llegar a la vivienda se habría negado a seguir adelante y presuntamente la habrían forzado. Hechos que, supuestamente, habían ocurrido días atrás. A partir de ahí, una vez informados los padres de la menor, decidieron interponer una denunciaen Aranda, tras consultar previamente con la Fundación ANAR, colectivo que ayuda a niños y adolescentes en riesgo. La joven no acude al centro escolar desde el pasado lunes, fecha en la que se presentó la denuncia.

Por otra parte, los tres jugadores encarcelados ya no pertenecen a la plantilla de la Arandina C.F. El club comunicó a media tarde de este miércoles que, tras el dictamen judicial de prisión sin fianza, Lucho, Viti y Calvo, «causan baja de forma inmediata y definitiva» de las filas blanquiazules por «la gravedad de las imputaciones judiciales». Asimismo, la Arandina agradeció las «numerosas muestras de apoyo recibidas en estos momentos difíciles» y reiteró su intención de seguir trabajando bajos las señas «de la humildad, la profesionalidad y el compañerismo».

El capitán del equipo, Rubén Sanz 'Ruba' admitió el difícil momento que vive la plantilla. «Claro que se comenta dentro del vestuario. Las noticias están siendo cada vez más fuertes y hay que esperar a que la justicia declare si son inocentes o son culpables. El vestuario está muy dolido y muy sorprendido. Al final somos una familia y todo esto nos afecta. Estamos muy angustiados, comiendo mal, y angustiados por lo que les pueda pasar a nuestros compañeros», apuntó el capitán.

En cualquier caso, apeló a la necesidad de sobreponerse a esta situación, ya que «nosotros tenemos un partido muy importante el domingo y debemos abstraernos de todo este asunto, aunque estemos preocupados por su situación. Es difícil entrenar así, pero debemos ser profesionales». Al respecto, resaltó que los jugadores se deben al club y a la afición y «debemos entrenar lo mejor que podamos porque es nuestro trabajo y necesitamos traernos los tres puntos en Castañares», aludiendo al partido del domingo que enfrenta al equipo contra el Burgos Promesas.

Fotos

Vídeos