Análisis

El otro eje que sustenta al Barça

Marc-Andre ter Stegen/Efe
Marc-Andre ter Stegen / Efe

Ter Stegen y Rakitic son claves junto a la indiscutible aportación de Messi

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

Sin duda alguna, la sufrida y gris victoria en San Mamés del Barcelona ha adquirido una nueva dimensión con el tropiezo del Real Madrid en Montilivi ante el Girona. El mejor inicio liguero del conjunto azulgrana en su historia está encontrando, además, una irregular trayectoria del máximo rival por el título. Como consecuencia, los de Valverde se han colocado a ocho puntos de diferencia cuando apenas se han consumido 10 de las 38 jornadas del campeonato.

Eso sí, sin tiempo para digerir los tres puntos logrados ante el Athletic, el líder de Primera se desplaza a Atenas con el objetivo de cerrar un mes de octubre sobresaliente, donde sólo ha dejado escapar un empate (ante el Atlético de Madrid en el Wanda) en los seis envites disputados entre Liga, Champions y Copa del Rey.

Los ocho puntos de diferencia sobre el Madrid de Zidane, ponderan el momento dulce que atraviesa el Barça en lo que a resultados se refiere (el juego no está siendo especialmente fluido en los últimos partidos). Ni las lesiones ni las rotaciones impuestas por Ernesto Valverde han tenido incidencia negativa de momento. El equipo ha ido sacando los partidos adelante pese a contratiempos tan importantes como el de Dembélé o el pésimo bagaje de jugadores indiscutibles como Luis Suárez (apenas ha marcado tres goles en la competición casera).

Así las cosas, y con Messi como máximo referente para sustentar la necesidad de victorias, el Barça de Valverde ha encontrado otro eje trasversal donde apuntalar sus buenos resultados. En la portería, Ter Stegen está protagonizando su mejor inicio desde que recalara en el club allá por el verano de 2014. Es la primera vez que alcanza la décima jornada de Liga con sólo tres goles encajados. Indiscutible, ha protagonizado paradas claves para que los suyos sumaran de tres en tres. San Mamés es el último ejemplo, pero antes evitó tropiezos ante Alavés, Juventus o Atlético de Madrid con intervenciones de enorme mérito. Meritorio es también que sólo haya encajado un único gol en la primera vuelta de la fase de grupos en Champions.

Junto a él, con menos atención mediática, destaca Rakitic. Un pilar en el Barça de Valverde. El croata es el único de sus pupilos que ha disputado todos los encuentros que se han jugado hasta la fecha. Dos de Supercopa, una decena en Liga, tres de Champions y uno de Copa del Rey. No siempre de titular, el centrocampista ha dado el equilibrio necesario en el eje de la medular cuando Valverde ha contado con bajas tan significativas como la de Iniesta.

Iniesta se queda sin fiesta

A priori, tanto Ter Stegen como Rakitic estarán en el once que salte el martes ante el Olympiacos en el Georgios Karaiskakis. No así Andrés Iniesta, que tendrá que seguir de baja y deberá esperar para celebrar su decimoquinto aniversario como jugador del primer equipo azulgrana. Y es que un 29 de octubre de 2002, el manchego debutaba con el Barça de la mano de Louis Van Gaal ante el Brujas. «15 años de un día inolvidable y un sueño hecho realidad», escribía en sus redes sociales Iniesta.

El Barça viaja a la capital helena sin el capitán, que no se ha recuperado de sus problemas musculares y sumará su tercer encuentro consecutivo sin vestirse. Tampoco estará en Grecia Piqué, expulsado en el último choque continental precisamente ante Olympiacos. Hasta 20 hombres se ha llevado Valverde pese a que algunos se desplazan tocados como Mascherano o Vermaelen. Casualmente, uno de los dos debería ocupar el eje de la zaga junto a Umtiti ante la ausencia de Piqué.

Fotos

Vídeos