Atlético

Simeone se siente culpable por quitar a Griezmann

Antoine Griezmann celebra el gol que anotó, de penalti, en Villarreal. /Efe
Antoine Griezmann celebra el gol que anotó, de penalti, en Villarreal. / Efe

El técnico rojiblanco asume que su equipo no mejora sus resultados cuando retira al astro francés

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

«El partido lo perdí yo. Los jugadores hicieron un gran esfuerzo y no les pude ayudar con mis decisiones. Puede que me haya equivocado». Sin entrar en detalles, Diego Pablo Simeone se cargó sobre sus anchas espaldas la responsabilidad de la derrota del Atlético en Villarreal que le alejó definitivamente de la lucha por la Liga, ya que el Barça le aventaja en 11 puntos con nueve jornadas por delante.

El ‘submarino amarillo’ se ha convertido en una bestia negra para un equipo rojiblanco que ha empatado dos y perdido cuatro de sus últimos seis partidos ante el equipo de La Plana. Se trata del séptimo compromiso con Simeone en el que, por pecar de conservador, el Atlético pierde como visitante un partido que empezó ganando: tres en el Camp Nou y uno en Anoeta, Gijón, Orriols y La Cerámica.

Más información

Más allá del cansancio producto de una Europa League que físicamente desgasta aún más que la Champions, ya que obliga a jugar los jueves y el Atlético lo hizo en la lejana y gélida Moscú, Simeone se siente responsable de haber perdido un choque que a falta de diez minutos tenía controlado. Se achaca la sustitución a los 70 minutos de Ángel Correa por un desorientado Vitolo que acabó expulsado, la de Griezmann por Gabi segundos antes del gol el empate y la de Fernando Torres por Koke a los 84 minutos, todavía con 1-1. Además, el Cholo considera que el hecho de encajar dos goles en dos acciones de estrategia también es culpa del entrenador por no tenerlas bien trabajadas.

La falta de efectivos en la plantilla obliga a los cambios, pero es una evidencia sustituir a Griezmann no le da resultado al Atlético. De las diez veces que el astro francés no acabó los partidos, sólo en una su equipo mejoró el resultado. Fue en Riazor, cuando fue cambiado por Giménez y el Atlético ganó al final por un tiro libre directo ejecutado por el ghanés Thomas Partey.

Mucho peor le fue en los duelos antre el Girona y el Villarreal. En ambos casos los colchoneros ganaba pero, ya sin el ‘principito’ en el campo, los de Machín les empataron y los de Calleja les vencieron. En otros dos partidos, contra el Leganés en Butarque y ante el Real Madrid en el Wanda Metropolitano, la marcha de Griezmann no cambió el resultado inicial. En el resto de ocasiones, el marcador permaneció inalterado pero el Atlético ya ganaba 2-0 al Sevilla, 2-1 a la Real Sociedad, 0-1 al Eibar, 4-0 contra el Leganés y 3-0 frente al Celta.

Fotos

Vídeos