Real Madrid

La baja de Sergio Ramos ahonda el debate sobre la segunda unidad

Sergio Ramos, entrenando en Valdebebas. /Chema Moya (Efe)
Sergio Ramos, entrenando en Valdebebas. / Chema Moya (Efe)

La lesión en el sóleo del camero da otra oportunidad a los meritorios, que dejaron luces y sombras contra el Numancia

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Nuevos problemas para el Real Madrid. Sergio Ramos estará entre dos y tres semanas de baja a causa de una lesión en el sóleo izquierdo que se produjo durante el entrenamiento del jueves en Valdebebas organizado para los futbolistas que no viajaron a Soria para enfrentarse al Numancia en la ida de octavos de final de la Copa del Rey.

"Tras las pruebas realizadas a nuestro jugador Sergio Ramos por los Servicios Médicos Real Madrid Sanitas se le ha diagnosticado una lesión muscular en el sóleo izquierdo. Pendiente de evolución", reza el escueto parte médico emitido este viernes por la mañana por el club de Chamartín.

La ausencia del central de Camas complica los planes de Zidane para los próximos encuentros. El internacional se perderá el choque que medirá a los blancos con el Celta este domingo en Balaídos. No estará tampoco la próxima semana en el Santiago Bernabéu para la vuelta de octavos de Copa ante el Numancia ni para el partido ante el Villarreal del 13 de enero correspondiente a la decimonovena jornada de Liga. De confirmarse los plazos, estaría también ausente en la ida de cuartos de Copa en caso de que el Real Madrid logre un pase que tiene al alcance de la mano tras vencer este jueves al Numancia por 0-3 y llegaría muy justo al encuentro del 20 de enero contra el Deportivo de La Coruña en el Santiago Bernabéu.

Más información

El capitán es el segundo futbolista más utilizado por Zinedine Zidane en lo que va de curso, con 1.931 minutos repartidos en 22 partidos. Sólo Casemiro ha tenido más presencia que Sergio Ramos desde que comenzó la temporada. Autor de un tanto en la Champions, ya padeció molestias que le impidieron jugar las semifinales del Mundialito ante el Al Jazira, aunque se recuperó a tiempo para la final disputada en Abu Dabi, en la que los blancos derrotaron al brasileño Gremio de Porto Alegre con un gol de Cristiano Ronaldo.

La lesión de Sergio Ramos deja a Zidane con tres centrales para las próximas citas. Todo apunta a que será Nacho el encargado de cubrir la ausencia del sevillano en Balaídos, con Vallejo como segunda opción. El aragonés, que sólo ha jugado cinco partidos desde que aterrizase el pasado verano en el Santiago Bernabéu, salió reforzado con su actuación el jueves en Los Pajaritos, donde mostró contundencia a la hora de lidiar con los atacantes del Numancia. Tras ver empañado con una expulsión su debut en Copa ante el Fuenlabrada en el estadio Fernando Torres, el maño mostró oficio ante Las Palmas, Málaga y Sevilla, demostrando las virtudes que llevaron al Real Madrid a ficharle con 18 años.

Cara y cruz

Vallejo fue precisamente una de las pocas noticias positivas que ofreció la denominada 'unidad B' en Soria. Otra fue Borja Mayoral, que siguió fiel a su cita con el gol con una diana de cabeza en las postrimerías del choque que le coloca como máximo realizador del Real Madrid en Copa. Tres tantos en tres partidos acumula el ariete de Parla en el torneo del K.O, para un total de cinco desde que arrancó la campaña.

Aunque el que más reforzado salió del choque ante el Numancia fue Lucas Vázquez, cuya electricidad y capacidad de desborde agracede un equipo que no cuenta con muchos futbolistas que encaren con tanta determinación al rival. El gallego ha recuperado su mejor versión en las últimas semanas y fue pieza clave en las goleadas al Apoel en Champions y al Sevilla en Liga. Ante el cuadro de Jaboga Arrasate, forzó los dos penaltis que convirtieron Bale e Isco y que significaron el triunfo en un día nuevamente deslucido del denominado 'plan B' de Zidane.

La cruz la pusieron Theo y Marcos Llorente. El primero sigue sin levantar cabeza desde que se convirtiese en el fichaje más caro del Real Madrid para la presente temporada. Sin atisbos de la potencia y verticalidad que le encumbraron durante su año en el Alavés, el marsellés no ha completado ningún partido notable vistiendo la zamarra blanca y ante el Numancia tocó fondo, encadenando errores y mostrándose apático. El centrocampista se comió un caño de tacón al poco de comenzar el choque y, ya en el segundo tiempo, un error suyo al perder una pelota propició la mejor oportunidad de los locales, que Íñigo Pérez estrelló en el travesaño. Mucho tendrán que mejorar para reclamar minutos de calidad.

Fotos

Vídeos