Atlético

El Madrid también vuelve su mirada a Griezmann

Antoine Griezmann canta uno de sus tres goles al Sevilla en el Sánchez-Pizjuán. /Reuters
Antoine Griezmann canta uno de sus tres goles al Sevilla en el Sánchez-Pizjuán. / Reuters

Autor de nueve goles y cinco asistencias desde la llegada de Diego Costa, el astro francés sigue muy cerca del Barça pero Simeone pelea por retenerlo y su cláusula de 100 millones es una ganga para los más poderosos

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Con un «no» rotundo respondió la semana pasada Diego Pablo Simeone a la pregunta de si estaba dispuesto a pelear por la continuidad de Fernando Torres igual que está haciendo con el futuro de Antoine Griezmann. En otra comparecencia reciente, el técnico argentino aseguró que si fuera hincha del Atlético, haría todo lo que estuviera en su mano para intentar que el francés siguiera de rojiblanco el próximo curso. Además, el Cholo se responsabilizó por completo de esa acción en la que el galo frenó un contraataque ante el Valencia en el Wanda Metropolitano y fue objeto de las iras de un sector de la afición colchonera a la que el futbolista mandó callar.

Simeone, convencido de que hay que «apoyar a muerte» a los miembros de una familia mientras permanezcan en la misma, ha ejercido de apagafuegos en una historia que ahora vuelve a ser feliz para Griezmann y la parroquia atlética. Con el apoyo de su entorno, la llegada de un socio extraordinario como Diego Costa, y fruto también de un cambio significativo en su actitud, persuadido por el entrenador, el Atlético disfruta de nuevo de una gran versión del galo, autor de nueve goles –seis en Liga, dos en Copa y uno en la Liga Europa– y cinco asistencias en 2018.

Más información

Tras una primera mitad de temporada intermitente, a Griezmann se le ve feliz, desatado. El domino no sólo fue el gran protagonista de la goleada del Atlético al Sevilla (2-5), con un triplete y una asistencia, sino que quiso darle el sexto a su compatriota Kevin Gameiro y fue de los más activos de su equipo incluso en defensa. El Messi del Atlético se ha convertido en el segundo jugador de la Liga con dobles dígitos en goles (15) y asistencias (10) en todas las competiciones. Al príncipe sólo le supera el crack del Barça, autor de 30 dianas y 15 asistencias en un curso que, de momento, está siendo antológico para el rosarino.

¿Está arrepentido de algo o en deuda con la afición?, se le cuestionó a Griezmann tras su exhibición ante los hispalenses y después de unos meses en los que no se ha mostrado nada cariñoso, precisamente, con la grada del Metropolitano. «En cada partido lo doy todo y ahí en el campo lo demuestro», contestó el jugador de Mâcon. Y destacó que la clave del renacer del Atlético, que se ha ganado el derecho a creer en la Liga tras hacer el último pleno al 15, reside en que es un «grupo unido, con los fisios, los técnicos, los jugadores con más o menos minutos...».

El pacto con el Atlético

Griezmann acordó el pasado verano con el club colchonero que seguiría esta temporada para no dejar muy limitado a un equipo que hasta enero no pudo inscribir a Diego Costa y a Vitolo. A cambio, le elevaron su sueldo hasta una cantidad próxima a 14 millones anuales y le redujeron su cláusula a 100 millones, a partir del próximo 30 de junio. Una cantidad que le convierte en un caramelo para cualquier grande de Europa, viendo la inflación que se ha producido en el mercado futbolístico.

El Barcelona le quiere desde hace meses para completar el tridente que lideran Messi y Luis Suárez, toda vez que el joven Ousmane Dembélé aún parece asustado por la responsabilidad y el brasileño Phillippe Coutinho llegó más bien para ir siendo el relevo generacional de Andrés Iniesta. Del mismo modo que en el Atlético aún sueñan con la posibilidad de que Griezmann dé marcha atrás y decida continuar de rojiblanco a cambio de otro aumento de sueldo, Florentino Pérez no está dispuesto a quedarse con los brazos cruzados.

El Real Madrid no puede permitir que el Barça se quede con lo más granado del mercado y la hinchada merengue tampoco le perdonaría a su presidente que no mueva ficha si Antoine se pone a tiro y se confirma a la vez que el galés Gareth Bale está en el mercado. A sus 26 años y totalmente adaptado a la Liga española y al país, Griezmann es quizá la mejor oportunidad en escaparate de grandes figuras.

Fotos

Vídeos