Análisis

Nadie habla de fútbol en Can Barça

Messi celebra un gol con el FC Barcelona / EFE

La tormenta en la que vive inmerso el club catalán ensombrece un arranque de Liga brillante

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

Si lo más importante de las cosas menos importantes, el fútbol, ha dejado de ser noticia en Can Barça, es prueba inequívoca de que algo no termina de ir bien. Nadie habla de fútbol, ni siquiera tras el espectacular arranque de temporada del conjunto azulgrana.

Un nube negra permanece inamovible sobre las oficinas del club catalán. Como si la maldición del caso Neymar se resistiese a evaporarse. Una calma tensa reina en el club azulgrana desde entonces, y el punto de máxima ebullición se alcanzó este domingo con el partido disputado a puerta cerrada ante Las Palmas tras los incidentes ocurridos en toda Cataluña con motivo del 1 de octubre.

Toda la atención la acaparan las palabras de Piqué, la intención del presidente de suspender el encuentro o la dimisión de dos directivos del club. Tanto es así, que el presidente culé, Josep María Bartomeu, se ha visto obligado a adelantar la junta directiva prevista para este martes.

Y es que el día después fue intenso. Comenzó con un parón de 15 minutos de los trabajadores de la entidad azulgrana en el que condenaron «el uso de la violencia para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos durante el referéndum», tal y como explicaba un comunicado de la entidad.

Ya por la tarde, el Barcelona comunicaría igualmente que se adhiere al paro convocado en toda Cataluña para este martes día 3 de octubre. Una decisión que refrenda el posicionamiento de esta directiva.

De todo ello y más, habló Bartomeu tras la reunión mantenida por la cúpula directiva del Barcelona. El máximo responsable del club compareció ante los medios acompañado del portavoz, Josep Vives, que sería el encargado de aportar algunas de las decisiones tomadas por la directiva.

Las dos más importantes las desveló Bartomeu. El presidente aceptaba las dimisiones de Carles Villarrubí y Jordi Monés y, además, reconocía que el club se unía a la jornada de paro convocada para este martes día 3 de octubre.

«La directiva ha decidido sumarse al paro y a la tabla de democracia. En este momento trascendental de nuestra historia, el Barcelona se reafirma en su posicionamiento con Cataluña. Los catalanes nos hemos ganado el derecho a que se encuentre un entente entre todos. Seguiremos apoyando nuestro posicionamiento aprovechando nuestra participación en competiciones deportivas», explicaba Bartomeu.

El presidente insistió en todo lo explicado el día de partido, las reuniones mantenidas y la intención inicial de suspender el choque ante Las Palmas. «En este contexto decidimos tomar medidas, había mucho en juego y lo tratamos entre todos. Decidimos jugar pero de forma excepcional. Muchos de nuestros socios preferían suspender el partido, pero esta ha sido una de las decisiones más difíciles que he tomado. Decidimos que jugáramos a puerta cerrada, porque esta imagen era una manera de hacer visible nuestro rechazo a la situación inadmisible de nuestro país. El partido se vio en 154 países. Queríamos dar esta imagen al mundo. Pensamos que era un gran altavoz. Anular el partido hubiese sido una noticia de un minuto, pero con esta decisión hemos logrado que se hable más de la situación de Cataluña», espetó.

Bartomeu no quiso mojarse en una hipotética salida del Barcelona de la Liga española y defendió la participación de Piqué con la selección. «La junta abordará en un futuro y con tranquilidad. Buscaremos la mejor solución. No se ha dado aún esa salida de España, pero la junta buscará lo mejor. Los socios y la junta decidirán. Piqué quiere jugar con la selección, es un tema deportivo y lo vemos así», zanjó.

Líderes

Entre tanta rueda de prensa, tanta dimisión, tanto ruido externo, nadie habla de fútbol en Can Barça. Lástima, pensará un Ernesto Valverde al que nadie le recuerda que su Barcelona ha encadenado siete victorias consecutivas en Liga (más dos de Champions), que es líder indiscutible de la competición local con cinco puntos de diferencia sobre el segundo clasificado, el Sevilla, y siete sobre el Real Madrid. Y que en Europa se mantiene también en lo más alto de su grupo con pleno de triunfos.

Lástima, pensará un Leo Messi cuyas proezas han pasado a un segundo plano. Hasta esto, algo impensable, ha logrado ensombrecer este clima de crispación continua en el que anda incrustado el club azulgrana. Y es que el astro argentino es el Pichichi de la Liga con 11 dianas, protagonizando su mejor arranque anotador.

Lástima, pensará Ter Stegen, que no encuentra por ningún lado su nombre escrito entre tanta decisión extradeportiva. El alemán es 'Zamora' de la Liga en un arranque de temporada brillante, en el que apenas ha encajado dos goles en esta primeras siete jornadas.

Fotos

Vídeos