Atlético de Madrid

Griezmann, otro ídolo caído con el ‘7’ rojiblanco

Antoine Griezmann, durante el partido contra el Valencia. /AFP
Antoine Griezmann, durante el partido contra el Valencia. / AFP

La situación del francés recuerda a la de Forlán, que fue considerado un traidor al Atlético por negociar con el Real Madrid y también se enfrentó a parte de la grada colchonera

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Antoine Griezmann se ha convertido en otro ídolo caído en el Atlético de Madrid. Tras sus flirteos con el Barça la pasada temporada, el enfrentamiento del delantero francés con la afición rojiblanca, a la que mandó callar durante el partido del domingo contra el Valencia, es un conflicto más entre ambas partes, cuyo divorcio no ha tardado en escenificarse en el campo, en una situación que recuerda a la que sufrió Diego Forlán durante su última etapa en el club colchonero. Griezmann cometió un grave error al encararse con la grada, tras seguir instrucciones de Diego Pablo Simeone, que reclamó al futbolista galo tranquilidad y que parase un contraataque del Atlético cuando el equipo rojiblanco tenía prácticamente asegurada la victoria ante el equipo de Marcelino García Toral.

«No atacó innecesariamente cuando no había ataque», proclamó Simeone durante su conferencia de prensa en el Wanda Metropolitano en alusión a un futbolista que la campaña pasada era venerado y ahora es repudiado por gran parte de los aficionados rojiblancos, como ocurrió con Forlán durante el curso 2009-2010. El delantero uruguayo acabó aquella temporada como héroe del Atlético con la conquista de la Europa League, pero la comenzó como un auténtico traidor después de haber sido acusado de negociar con el Real Madrid, que tenía de técnico a su amigo Manuel Pellegrini con el que trabajó en Vila-Real, en una operación que estuvo a punto de concretarse por insistencia del técnico chileno pero finalmente no fraguó.

Antes de un Mundial

Durante el partido de Liga contra el Athletic disputado el 26 de marzo de 2010, el uruguayo marcó el primer gol, se revolvió contra la grada y lanzó: ¡Chupármela!». «El año pasado fui el Bota de Oro, pero parece que no lo valoran»», recordó tras aquel encuentro Forlán, que reconoció estar «dolido» con la situación vivida en el Atlético. Una parte de la grada la tenía tomada con él, porque se enfrentó a la sección más radical cuando hicieron un cántico contra su compañero Mariano Pernía, con el que ya había jugado en Independiente de Avellaneda. Después, con sus goles salvadores ante el Liverpool y el Fulham (dos en la final del 12 de mayo en Hamburgo), el Atlético ganó la Liga Europa y se olvidaron las afrentas del uruguayo con los seguidores colchoneros. El ‘7’ fue elegido mejor futbolista del Mundial, ya que fue cuarto con su selección pese a que disputó la semifinal además del tercer y cuarto lesionado.

En el caso de Griezmann, se limitó a cumplir el domingo órdenes de Simeone en la recta final del partido contra el Valencia, pero los aficionados no le perdonan sus coqueteos con el Barça, su falta de implicación con los colores rojiblancos y su mala temporada y el francés ha dado un paso más hacia la ruptura definitiva con el Atlético. Pese a que el pasado mes de junio renovó por una temporada más, hasta 2022, con una subida de sueldo hasta 14 millones de euros anuales y la misma cláusula de rescisión de 100 millones. Semanas antes de ampliar y mejorar su relación el francés llegó a comentar en una televisión de su país: «Sí, es posible que pueda jugar en el Manchester United la temporada que viene. En una escala del 1 al 10 estaría en un 6. Soy consciente de lo que estoy diciendo», apuntó entonces quien parece seguir teniendo más la cabeza en el Barça que en el Atlético.

Fotos

Vídeos