Análisis

El Barça mira al clásico con luces y sombras

Messi, perseguido por Semedo. /José Jordán (Afp)
Messi, perseguido por Semedo. / José Jordán (Afp)

En la línea de sus actuaciones en esta Liga, la victoria ante el Villarreal no llegó tras una exhibición de fútbol; bastó con otro partido más serio que brillante

P. RÍOSBARCELONA

Quince jornadas han transcurrido ya y el Barça sigue a lo suyo, con claros y oscuros, pero sumando puntos y manteniendo su ventaja al frente de la Liga. En un partido complicado, ante un rival duro pese a las bajas, más presionado que nunca porque todos sus perseguidores habían ganado y con el clásico del Bernabéu a la vuelta de la esquina, el equipo de Ernesto Valverde logró una victoria clave, calificada por el propio técnico como «fundamental».

Las sombras del conjunto azulgrana se vieron en una primera parte muy sosa, sin profundidad ni ideas, con un control infructuoso del juego e incluso Ter Stegen otra vez como héroe al evitar el 1-0 del Villarreal tras un remate de Roberto Soriano. El poste de Piqué fue una anécdota en una temporada pródiga en travesaños y palos (ya van 21 entre todas las competiciones, 11 de ellos de Messi). Tras dos empates consecutivos ante Valencia y Celta, aquello olía a otra equis y gracias.

Pero las luces llegaron en la segunda parte, antes ya de la decisiva roja directa a Raba por una falta desmedida a Sergio Busquets. El Barça dio un paso al frente. Entró Paco Alcácer por Denis Suárez y demostró que es una buena compañía para Messi y Luis Suárez, a quien asistió en el 0-1 tras combinar con el primero. Y el argentino cerró con una gran acción personal.

Más información

Con el uruguayo a medio gas, Messi jugando de organizador más que de goleador y sin un tercer jugador desequilibrante arriba, el Barça mantiene su ritmo, incluso reforzado al haber recuperado para la causa a Vermaelen, protagonista de varias actuaciones muy completas en el eje de la zaga, recordando el central que fue en el Arsenal y olvidándose por fin de las lesiones.

Lo de Messi sigue siendo de otro planeta, con 525 goles ya en su carrera azulgrana, 14 de ellos para liderar el Pichichi. Ante el Celta y el Villarreal se le ha visto con la chispa que le hace diferente, señal de que los descansos concedidos por Valverde, y aceptados por él, funcionan. Ahora tendrá seis días sin competición oficial antes de recibir al Deportivo en otro partido trascendental porque una victoria permitiría acudir al Bernabéu con cierta tranquilidad.

Fotos

Vídeos