Las Provincias

JORNADA 18

El Valencia sobrevive en Vigo

vídeo

/ Afp

  • Diego Alves detuvo un penalti y el equipo de Nuno consiguió un punto

El Celta de Vigo rompió su racha de seis derrotas consecutivas y logró un empate frente al Valencia (1-1), en un duelo en el que tuvo que remontar el tanto de Rodrigo y se reencontró con el gol ocho partidos después.

El equipo gallego, pese a todo, sigue peleado con el gol. En el primer tiempo dominó al Valencia, dispuso de dos clarísimas oportunidades para adelantarse, pero en ambas, incluido un penalti, el chileno Orellana se encontró con un inspirado Diego Alves.

La primera llegó cuando todavía no se había cumplido el minuto diez de juego: Otamendi falla en el pase y le entrega el balón a Hernández, éste busca en profundidad a su compatriota Orellana y el chileno, en el mano a mano, falla ante el portero brasileño.

El Celta tenía el balón pero el Valencia, bien replegado, casi ni sufría. El equipo de Nuno fue una sombra del que venció al Real Madrid, pero su eficacia de cara a gol le bastó para llegar al descanso mandando.

Y eso que Sergio Álvarez sacó una mano milagrosa en el minuto 18 para despejar el cabezazo de Paco Alcácer. Pero en la recta final del primer acto, minutos después de que Orellana errara un penalti cometido por Otamendi sobre Charles, Rodrigo se encontró con la colaboración de Fontás y el portero celeste para abrir el marcador.

La entrada de Nolito en el segundo tiempo le dio otro aire al Celta , mucho más dinámico en ataque. El dominio celeste todavía fue más abrumador. Los locales merecían el premio del gol y lo obtuvieron a los quince minutos de la reanudación: Orellana acabó con la sequía goleadora de su equipo, que duraba ya 723 minutos, con un potente disparo cruzado ante el que nada pudo hacer Diego Alves.

El tanto celeste provocó que el Valencia, desaparecido hasta ese momento, despertara. No es que hicieran nada del otro mundo los jugadores de Nuno, pero por lo menos lograron salir de su campo y meterle el miedo en el cuerpo a su rival con un par de contraataques.

Fue el Celta , no obstante, el que siguió buscando la victoria con mayor ansia y pudo llevársela en la recta final con un centro-chut de Orellana al que no llegó Charles por poco en boca de gol.