Las Provincias

Primera División

Messi homenajea a Zarra

vídeo

Messi aplaude. / Reuters.

  • El barcelonista, con 253 goles, asalta el récord del mítico delantero del Athletic en la Liga

Telmo Zarraonandia, Zarra para la historia del fútbol, vuelve a resucitar gracias a Leo Messi. Hace casi 60 años que el mítico delantero del Athletic, fallecido en 2006, dejó de competir por lo que son muchas las generaciones que han conocido sus gestas deportivas de la mano del barcelonista, capaz de superar récords suyos que parecían inalcanzables, como los 335 goles en competiciones nacionales de clubes que rebasó el pasado mes de febrero. Ahora, con 253 goles en la Liga, le ha dejado atrás.

Quizás por esos homenajes continuos de los que Messi no es consciente, Carmen Zarra, hija de Telmo, se ha encariñado con un futbolista que a medida que se acerca a los registros de su padre permite que los niños de hoy vuelvan a ver en los reportajes de televisión aquellos cabezazos imposibles y legendarios. «A él le hubiera gustado que fuese Messi quien batiese su récord. En casa adoramos al Athletic, pero Messi nos parece muy noble dentro y fuera del campo. Yo preferiría que el récord lo batiera uno del Athletic, claro, para qué te voy a engañar, pero se tenía que superar algún día y no nos da rabia que sea Messi porque nos gusta como futbolista y como persona», explicaba con cariño. Los seis trofeos Pichichi de Zarra si están a salvo de momento. Messi suma tres y Cristiano Ronaldo, que lleva dos, se le ha marchado a la carrera en el actual.

Para los puristas, el récord seguirá siendo de Zarra porque para marcar 251 goles empleó 277 partidos, mientras que Messi ya lleva 289 encuentros para sus 253 goles. «No sabemos los goles que habría marcado Zarra en siete partidos más», recuerda Carmen. El que la haga la comparación por años, le concederá el registro al argentino, que ha establecido su cifra en once temporada (2004-2015) mientras que el vasco los logró en quince cursos (1940-1955).

Una década

Precisamente el 16 de octubre se cumplieron 10 años del debut de Messi en partido oficial con el Barça. En 2004, con 17 años y 114 días, sustituyó a Deco en un derbi ante el Espanyol en el estadi Olímpico de Montjuïc. Frank Rijkaard le dio la alternativa y guió con tacto sus primeros pasos, aunque fue con Pep Guardiola y Tito Vilanova con quienes explotó hasta convertirse en el mejor jugador del mundo. Las lesiones en el último año y medio no le impidieron seguir aumentando sus registros, pero sí afectaron a su rendimiento.

Esta temporada comenzó a tope, pero con un punto de control desconocido en el, quizás escarmentado por esa voracidad que le ha obligado a esfuerzos sobrehumanos por querer ganarlo todo, lo individual y colectivo. Ya se ausentó de una convocatoria de Argentina por precaución y en el segundo partido de la doble jornada FIFA en septiembre pactó un descanso de inicio con el Tata Martino, su nuevo seleccionador y exentrenador del Barça. Entró en el minuto 60 ante Hong Kong con 0-4 y logró un doblete y dio una asistencia para completar el 0-7. Con la camiseta azulgrana se le ha visto menos individualista, prestando mucha atención a la importancia de dar el último pase, aunque contagiado por las dudas de su equipo en los últimos tiempos.

Marca, que otorga el trofeo Pichichi, contabiliza 251 goles a Zarra, según la base de datos que utiliza, y 251 a Messi porque le concede a Amorebieta en propia puerta un remate de Leo que ya entraba en un Barça-Athletic de la 2012-13 pese a que el acta arbitral sí se lo dio al ‘10’. Pero hay más. La web del Athletic habla de 253 de Zarra, aunque en la suma se cuentan 252. Y algún prestigioso historiador del fútbol español refleja en sus libros que marcó 257. Eran tiempos sin apenas televisión ni repeticiones para analizar rebotes o jugadas embarulladas y cualquier fuente es creíble.