Las Provincias

Jornada 5

El Levante gana con el método Caparrós

El-Arabi (d) pelea un balón con Rodas.
El-Arabi (d) pelea un balón con Rodas. / EFE
  • El equipo granota anotó su primer gol de la temporada para conseguir su primera victoria

Un gran gol del extremo Rubén García en los instantes iniciales del segundo tiempo sirvió para que el Levante lograra su primera victoria de la temporada, al vencer por 0-1 en el Estadio Nuevo Los Cármenes a un Granada que rompe su racha invicta.

El equipo levantinista estuvo más acertado y templó mejor sus nervios, pese a la mala situación en que llegaba al duelo, en un partido igualado y de muy poca calidad en el que los rojiblancos ofrecieron su peor cara desde que comenzó la temporada.

Hubo muchas imprecisiones y dificultad para atacar en estático por parte de ambos equipos en una primera mitad que fue mala y aburrida, pese a que ambos conjuntos gozaron de un par de buenas ocasiones para adelantarse en el marcador.

El colombiano Jhon Córdoba pudo marcar a los cuatro minutos en un buen inicio de los locales, pero su chilena no encontró portería.

Esta opción fue un espejismo y dio paso a minutos de fogueo, con los dos conjuntos jugando con mucha lentitud y conservadurismo, por lo que la siguiente llegada a meta no ocurrió hasta el ecuador del primer tiempo con un disparo lejano de José Luis Morales que atajó bien Roberto.

El Granada mejoró con el paso de los minutos y empezó a asustar a Jesús, primero con un gol bien anulado a Jhon Córdoba y después con una clarísima ocasión del colombiano, que en franca posición para hacer gol remató muy mal tras una gran jugada del francés Dimitri Foulquier.

El Levante también se estiró en los minutos previos al descanso de la mano de Morales, el mejor con diferencia de la primera parte, que casi marca en un peligroso centro chut que no encontró ni rematador ni portería y, poco después, con un remate en el primer palo que se fue fuera por muy poco.

El equipo valenciano marcó su primer gol de la temporada para adelantarse en Los Cármenes nada más empezar la segunda mitad tras un jugadón de Rubén, que dejó en el camino a todos los rivales que se encontró a su paso y superó a Roberto con un chut cruzado desde fuera del área.

David Navarro pudo ampliar la ventaja siete minutos después con un cabezazo a placer que salió muy desviado, mientras que la respuesta local fue una acción del venezolano Darwin Machís, que tampoco chutó bien en una posición escorada.

Rubén, en estado de gracia, volvió a rozar el gol al cuarto de hora de la reanudación con un lanzamiento directo de falta que llegó a tocar el larguero de la meta local.

Con los cambios ya agotados por parte del técnico Joaquín Caparrós, el Granada trató de volcarse sobre el marco rival en la media hora final, aunque casi siempre hubo más ganas y empuje que sensación real de peligro.

El Levante, muy seguro y manejando siempre el ritmo del choque, no tuvo problemas para parar las acometidas de un Granada con muy pocas ideas ofensivas que nunca puso en apuros a Jesús.