Las Provincias

Jornada 4

Caparrós profana San Mamés

Murillo (d) intenta robar el balón a Munain.
Murillo (d) intenta robar el balón a Munain. / César Manso (AFP)
  • El antiguo entrenador del Athletic suma una victoria en el campo bilbaíno gracias a un tanto de John Córdoba

El delantero colombiano Jhon Córdoba ha castigado hoy en San Mamés un grave error de Ander Iturraspe y el desgaste con el que el Athletic Club llegó tras una semana 'Champions' al partido, que se decidió a favor del Granada con un tanto en la primera mitad del jugador sudamericano.

Córdoba se aprovechó de que de que Iturraspe le dejó un balón para plantarse solo ante Gorka Iraizoz al querer deshacerse de él cuando se estaba como último defensor, aunque con la pelota totalmente controlada.

El centrocampista internacional se lió como no suele ser costumbre en él, el ariete colombiano aprovechó el regalo superando al meta local por entre las piernas y el Athletic se queda varado en la parte baja de la tabla con solo tres puntos en las cuatro primeras jornadas del campeonato liguero.

El Granada , por su parte, continúa invicto y suma ya ocho puntos que le ascienden a puestos europeos en la clasificación a la espera de que se complete la jornada.

Además, el técnico visitante, Joaquín Caparrós, ha acabado con su mala racha en San Mamés, donde solo había perdido desde que se marchó del Athletic hace ya cuatro temporadas.

Valverde oxigenó de inicio la alineación con seis cambios, aunque dos obligados por los problemas físicos de Ibai Gómez y Laporte.

Quizás por tanta novedad el Athletic no le cogió el pulso al partido, más en la mano de la velocidad de los puntas visitantes que la habitual presión de los leones.

El Granada buscaba continuamente a sus delanteros y Etxeita y San José se las veían y deseaban para frenar las acometidas nazarís, por medio casi siempre de Córdoba. Los de Caparrós, no obstante, provocaron hasta cinco córneres que sembraron dudas en sus rivales.

Los leones se mostraban imprecisos con el balón y un par de graves pérdidas le amargaron la primera mitad. Tras la primera, de Unai López en el minuto 10, en la salida hacia adelante desde la frontal, Rochina testó a Iraizoz con un buen disparo desde el borde del área bien respondido por el mera navarro.

Y como consecuencia de la segunda llegó el primer tanto del partido. Iturraspe se lió en un giro con balón siendo el último defensor y la pelota quedó sola a los pies de Córdoba, que no tuvo más que superar la presencia de Iraizoz, por debajo de las piernas, con toda la portería a su merced.

Los acercamientos peligrosos locales se había limitado a un solo remate con opciones reales de gol. Un espléndido cabezazo de Aduriz en el minuto 36, a centro de Balenziaga, no menos espectacularmente respondido por Roberto.

Un tiro anterior, flojo, de Susaeta tras jugada personal completó el bagaje ofensivo de los suyos en una primera mitad en la que el conjunto vasco pareció acusar tanto los cambios como el desgaste de la última semana, que inició en el Camp Nou y continuó en Liga de Campeones frente al Shakhtar Donetsk.

Valverde no esperó mucho en una segunda parte que fue como una partida de ajedrez entre ambos técnicos. El local avivando el fuego de su equipo; el visitante colocando argamasa por delante de su portero.

Antes del asedio final sobre Roberto en la que se convirtió la ultima media hora, el Granada pudo sentenciar en dos jugadas seguidas de nuevo con Córdoba como protagonista.

En la primera, en el minuto 52, Iraola evitó con la punta de la bota en el último instante el remate del colombiano a un pase de la muerte de Success; y en la segunda, un minuto después, Iraizoz, a pesar de sus dudas, llegó a tiempo de cortar un pase que había dejado solo al borde del área al delantero sudamericano.

Ya con Mikel Rico en el terreno de juego, el Athletic tocó a rebato y no dejó de cargar y cargar sobre el área rival.

Pero muchas llegadas, varios disparos, media docena de saques de esquina y tres ocasiones de gol -un disparo a bote pronto de la frontal de Aduriz, un córner que peinó Mikel Rico y al que no llegó por centímetros San José para remachar, y un cabezazo de Iturraspe tras córner botado por Viguera- no sirvieron para que el Athletic lograra ni tan siquiera el empate.