Final

Camisetas blancas y azules llegaron directas con bengalas para inundar el estadio

Camisetas blancas y azules llegaron directas con bengalas para inundar el estadio

Tras una jornada tranquila en Lyon, con aficiones conviviendo sin problemas cuando les tocó cruzarse, los radicales mostraron su arsenal de bengalas y petardos dentro del campo

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Lyon

Había cierto temor durante toda la jornada a que se produjeran incidentes entre ambas aficiones, pero lo cierto es que la jornada fue de lo más tranquila en Lyon... hasta que los jugadores saltaron al césped.

Los hinchas del Marsella, en general, siguieron durante la jornada las recomendaciones de no pasar por el centro de la ciudad y eso ayudó a que el dispositivo de seguridad funcionase con acierto. Cientos de aficionados rojiblancos disfrutaron de la previa de la final de la Europa League en la plaza Carnot, lugar designado para reunirse los aficionados atléticos, y también en la céntrica plaza Bellecour. En esta segunda estaba expuesta la copa, se mezclaron personas con colores de ambos equipos (ya que el Marsella tiene seguidores incluso en una ciudad con un club tan potente como el Lyon) y aprovecharon para jugar partidos, hacerse una foto con los onces de cada equipo (con un hueco para que pudieran retratarse con otros diez jugadores), disfrutar de eventos organizados por los patrocinadores e incluso ver a unas leyendas que pasaron por allí.

Niebla en el inicio

El resto de la ciudad disfrutó de un día tranquilo mientras se iban agolpando los aficionados del Marsella llegados hasta el Stade de Lyon, donde fueron mayoría en las gradas y se hicieron notar con sus cánticos ante los 10.500 atléticos. Allí esperaron en la explanada desde horas antes y protagonizaron el primer incidente destacado mientras iban llegando personas de ambos equipos en el Tram 3 desde el centro (Part-Dieu) de manera ordenada y sin ningún tipo de problema pese a ir mezclados en los vagones.

A tres horas para el pitido inicial y antes que las puertas de acceso para los aficionados hubieran abierto, dos bengalas procedentes del exterior del estadio cayeron sobre el césped, siendo sofocadas y retiradas con inmediatez por los stewards que ya se encontraban en el interior del recinto.

Esa primera exhibición pirotécnica, en la zona en la que la Policía tenía concentrada y acordonada a los aficionados del Olympique, fue el preludio de lo que pasó justo cuando saltaron los jugadores al césped. Decenas de bengalas, cerca de medio centenar, fueron mostradas en la zona del Marsella -detrás de la portería que en la primera parte defendía Mandanda- y varias de ellas después fueron lanzadas al terreno del juego. Fueron retiradas por la intervención de los operarios del estadio y la final arrancó con dos minutos de retraso. El encuentro se inició con una niebla, apareciendo de nuevo en el minuto dos de encuentro otros ocho objetos pirotécnicos en la esquina de la misma portería, junto a una pancarta del grupo Dodger's.

Fotos

Vídeos