Las Provincias

grupo a

El Villarreal no se despista

Los jugadores del Villarreal celebran un gol.
Los jugadores del Villarreal celebran un gol. / AFP
  • El equipo de Marcelino ganó un partido incómodo en Chipre y se clasificó para los dieciseisavos de final

El Villarreal, un equipo fabricado para la alegría y la vistosidad, aceptó un reto industrial en Chipre y lo ganó. Los amarillos se las vieron con un Apollon de Limassol defensivo y con poca voluntad para jugar al fútbol en un duelo con diferentes motivaciones para ambos rivales. Los de Marcelino debían ganar en la última jornada de la fase de grupos para garantizarse un pase a la siguiente fase. En cambio, los del Apollon sólo ponían en juego su honra en una competición sin opciones en un estadio en que sus bulliciosos aficionados no lograron apartar una sensación de tristeza con cuatro quintas partes de las sillas vacías.

Amparado por su toque pero con la cabeza en la victoria, el conjunto de Marcelino empujó con más mente que fútbol a sus desanimados rivales a resguardarse en su propia portería. La poca inspiración de los jugadores del Villarreal, a pesar de sus características, retrasó el tanto de la apertura del triunfo hasta que un error de Angeli ofreció a Gerard Moreno un balón suelto en el área. La naturaleza del club castellonense se vio en el disparo final: con la zurda levantó la pelota sobre el guardameta y amplió a trece partidos consecutivos la racha de encuentros en Liga Europa con goles del equipo español. Abierto el camino, Luciano Vietto confirmó la victoria en su cuarto disparo a puerta y dejó la segunda parte en un período de transición para la siguiente fase. Al descanso Marcelino cambió el perfil de su conjunto con dos cambios que fortificaron sus posibilidades defensivas. Se entretuvieron los amarillos con algún balón en ataque pero en ningún momento se olvidaron de que era el día de no despistarse con algún fallo que precipitara la inesperada derrota. En realidad, el segundo tiempo para los de Villarreal se desarrolló con la única alegría de conseguir el segundo puesto de su grupo y el pase a dieciseisavos de final sin demasiado esfuerzo gracias a un par de buenas intervenciones de Asenjo en la portería.