Cuartos de final

Lenglet, el puntal defensivo para detener al Bayern

Lenglet, el puntal defensivo para detener al Bayern

El internacional sub-21 francés se ha convertido en el jugador más utilizado del club sevillano

COLPISA / AFP Madrid

A su entrenador Vincenzo Montella le gustaría tenerlo como hijo: a sus 22 años, el francés Clément Lenglet impresiona en el Sevilla por su madurez, hasta convertirse en el puntal defensivo del equipo andaluz, que el martes se medirá al Bayern Múnich en cuartos de final de la Liga de Campeones.

Solo un año después de ser traspasado por el Nancy, el internacional sub-21 de los Bleus se ha convertido en el jugador más utilizado del club sevillano, con 44 partidos este curso, pese al cambio de entrenador en el transcurso de la temporada.

Su perfil de defensor central siempre atento, con buena salida del balón, comienza a interesar a los grandes equipos europeos, según la prensa española, que asegura que el Sevilla podría acabar ingresando por su venta mucho más que los cinco millones de euros que pagó al Nancy en enero de 2017.

El ‘descubrimiento’ de Lenglet no se le ha subido a la cabeza al joven francés. «Estoy contento de mis partidos, pero creo que lo puedo hacer mejor. Solo tengo 22 años y espero no haber alcanzado aún el máximo de mis capacidades», declaró hace unas semanas. «Por el momento, estoy contento (en Sevilla). Hace año y medio estaba jugando en la segunda división francesa», recordó.

Integrado en la ciudad

Nadie duda de su talento. Sus tres entrenadores en Sevilla, Jorge Sampaoli (2016-2017), Eduardo Berizzo (2017) y Vincenzo Montella (desde enero) han reconocido cada uno de ellos las cualidades del joven defensor.

«Es un chico excepcional, me gustaría que fuera mi hijo», bromeó recientemente el italiano. «Es un gran jugador, tiene siempre la cabeza en el trabajo, quiere mejorar cada día, es perfecto como futbolista», añadió más en serio.

Cuando era más joven, Lenglet rechazó fichar por la Juventus de Turín y su marcha al Sevilla fue fruto de una larga reflexión, al punto que cuando llegó a la capital andaluza ya sabía un poco de español, lo que impresionó a los hinchas sevillistas.

Clément Lenglet llegó a Andalucía acompañado por su hermano pequeño Corentin, que juega en el tercer equipo del Sevilla. Y su familia le visita con regularidad en la capital andaluza, ciudad conocida por su gran calidad de vida. «Es una ciudad increíble. Me siento bien integrado en Sevilla», dice el zaguero.

El presidente del Sevilla, José Castro, anunció su voluntad de renovar el actual contrato de Lenglet, que acaba en 2021 y que tiene una cláusula de rescisión de 30 millones de euros, una cantidad muy accesible para cualquier club grande europeo.

Interés del Barça

La prensa catalana ya ha informado del interés del Barcelona por el central de 1,86 m, aunque el jugador, que suele lucir una perilla tipo mosquetero, se toma estos rumores con filosofía.

«El Barcelona es un gran club, con jugadores internacionales de muy alto nivel, pero aquí también estoy contento de estar aquí. Veremos lo que ocurre en el futuro, pero por el momento me centro en la Liga y en la Champions», asegura Lenglet.

En octavos de la máxima competición europea de clubes, el defensa impresionó por la manera como controló al robusto delantero belga del Mánchester United Romelu Lukaku, lo que contribuyó a la primera clasificación del Sevilla para cuartos de final del torneo europeo desde 1958. «Consagrado a ojos de Europa», se entusiasmó el diario español El País.

La confirmación para Lenglet puede llegar en los cuartos de final de la Champions, ante el poderío ofensivo de Robert Lewandowski y sus compañeros del Bayern de Múnich. «Si llegan a decirme hace año y medio que iba a jugar en Liga de Campeones contra el Mánchester United, hubiese respondido: ‘Pero, ¿qué dices?’. Lo que me ha pasado es increíble», dice Lenglet con la misma serenidad que transmite en la cancha.

Fotos

Vídeos