Las Provincias

ANÁLISIS

Goleada esperada con Morata y Lucas pidiendo más minutos

vídeo

Morata y Lucas Vázquez se abrazan tras un gol. / REUTERS

  • opinión

  • Con cinco atacantes y Kroos de único centrocampista, se vio un partido sin equilibrio, abierto y atractivo

Una jornada más de Champions y lo que preveíamos en el Real Madrid, una goleada que no voy a decir que ha sido fácil porque ha sido un partido muy abierto en el que el equipo blanco ha salido muy ofensivo con los tres habituales arriba, pero además con dos medias puntas muy ofensivos como Asensio y James. Cinco jugadores prácticamente atacantes con un solo centrocampista como Kross, algo que desequilibra el equipo pero ha servido para ver un partido abierto y atractivo con muchas llegadas en un área y otra, y con un Legia correoso y luchador que pienso que sabían que iban a perder, pero creo que se lo han tomado como una manera de mostrarse ante el mundo futbolístico. Todos han luchado muchísimo y en los primeros minutos el Legia ha tenido un par de ocasiones muy claras con un palo de Odjidja , un jugador que tuve la suerte de entrenar en el Brujas en Bélgica. Con los dos primeros goles el partido parecía resuelto y aun así el Legia ha sido capaz de reponerse, de provocar un penalti y de meterse en el choque.

Pero la realidad ha sido la que se ha impuesto. En ese partido de ida y vuelta sin cambiar el guión, el Legia no ha renunciado a atacar, aunque sin muchos problemas reales pero sí con llegadas. Zidane ha sacado a Morata y Lucas, dos jugadores que desde mi punto de vista merecen más, son dos jugadores que siempre aportan energía y vitalidad, y que convierten la gestión del vestuario en un papeleta difícil para el técnico francés. Y es que todo el talento del equipo no tiene sitio y es difícil que los tenga contentos a todos. El ejemplo de Isco, de Marco Asensio o James, tres jugadores prácticamente para un rol muy parecido en el equipo. Es muy difícil juzgarlos cuando juegan partidos de manera aislada porque no tienen ese ritmo, ni esa confianza que se debe tener. En definitiva la goleada esperada por parte del Madrid ante un Legia que siempre ha mantenido la idea de pelear y seguir mostrando sus virtudes, incluso con el partido perdido por goleada.